Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Johnmelmoth92 escriba una noticia?

Vivir lejos del trabajo

17/01/2018 11:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sobre las dificultades que se presentan al vivir lejos del trabajo

El trabajo es el trabajo y si la paga es buena estamos dispuestos a sacrificar más de lo que concedemos. Incluso los límites a veces son desdibujados, irrespetados, terminan convirtiéndose en un engaño más para decir que no estamos locos. Pero hay concesiones que no podemos negociar ni aunque lo deseemos: resulta que vivimos lejos de casa. Y nuestro empleador no tiene la culpa: vivimos lejos y aceptamos las reglas del juego cuando decidimos aceptar por un trabajo que no está cerca de nosotros. Pero, ¿cómo podemos hacer para sobrellevar esa distancia?

 

Establecer la rutina

Establecer una rutina que nos ayude a conseguir sentar bien nuestras necesidades es lo primero que debemos hacer para intentar conseguir una organización exitosa que nos permita no sentir como un desecho las horas de sueño que perdemos tratando de llegar a tiempo para nuestro trabajo.

Se trata de intentar reconocer y respetar bien la rutina de cada uno de los días de nuestra semana: hacer, al principio de ella, un plan con cada una de las cosas que debemos hacer en la oficina y así sacarle el jugo a nuestra estancia allí. ¿Por qué? Porque la casa habrá de ser nuestro santuario, como ya veremos.

 

Contra el overthinking

Cuando vivimos muy lejos de nuestro sitio de trabajo, lo primero que sentimos es que estamos perdiendo mucho tiempo en esas horas de viaje. Pero este es uno de los primeros sentimientos que debemos aprender a alejar de nosotros: pensar demás algo que no podremos cambiar. Tan sencillo como tener un comparador de seguros.

Si decidimos trabajar lejos de donde vivimos, como hemos dicho, es porque aceptamos las reglas del juego. Y la aceptamos porque estamos de acuerdo con los beneficios que nos puede aportar el empleo, sin importar lo que debamos pagar en cambio. Si es así, entonces habremos de aceptarlo. Pero con la felicidad de saber que somos nosotros los que ganamos.

La casa es el templo

 

Como hemos dicho, nuestra casa ha de ser el lugar en el que los pensamientos sobre el trabajo deben estar muy apartados: es decir, todo lo que hagamos en la oficina debe quedarse en al oficina. El tiempo que sea para nosotros es escaso. Vamos a aprovecharlo.

No es tan difícil como lo pensamos: tan solo necesitamos suspender cualquier pensamiento o plática sobre nuestro trabajo apenas llegamos a casa. Solo así podremos burlar el tiempo que gastamos en trasladarnos hasta nuestro lugar en que vivimos.


Sobre esta noticia

Autor:
Johnmelmoth92 (136 noticias)
Visitas:
2645
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.