Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

El virus mutante y las vacunas

07/02/2021 06:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Para entender mejor nuestro futuro inmediato y estar predispuestos ante la sindemia del coronavirus, conviene hacer algunas reflexiones sobre el comportamiento de las vacunas y los medicamentos a la hora de tratar la enfermedad

Desde hace tiempo sabemos que la resistencia a los antibióticos se ha convertido en un problema mundial y que existe un grave riesgo de que las enfermedades comunes pronto se vuelvan intratables.

A pesar de ello, las vacunas, incluso las vacunas creadas hace casi un siglo, nos siguen protegiendo frente a enfermedades mortales.

Esto se debe a que las bacterias han desarrollado resistencias a todos los antibióticos aplicados al enfermo, tal como se demostró con la penicilina en muchos hospitales, mientras que las vacunas resultaron eficaces a la hora de curarlos.

La resistencia a las vacunas sólo se produce en escasas y raras ocasiones, tal como demuestran algunos estudios sobre este comportamiento.

Pero vayamos por partes, ¿por qué se produce esa resistencia?

Durante una infección, los virus y las bacterias se multiplican rápidamente, en este proceso, copian su material genético millones de veces. Al hacerlo, a menudo ocurren errores, y cada error altera ligeramente sus genomas.

Y estos errores son los que se denominan mutaciones.

La mayoría de las veces, las mutaciones tienen poco o ningún efecto o son muy perjudiciales para la eficacia del virus.

Pero a veces, muy raramente, los patógenos pueden tener suerte y una mutación puede evitar que un antibiótico entre en una célula o cambiar el sitio donde se uniría un fármaco o un anticuerpo, impidiendo que actúen.

¿Cómo actúan las vacunas?

Las vacunas actúan introduciendo una parte inofensiva de un patógeno (virus, bacteria, hongo), llamada antígeno, en el cuerpo, estos entrenan nuestro sistema inmunológico para producir proteínas en forma de Y, o anticuerpos, que se unen específicamente a ellos.

También estimulan la producción de glóbulos blancos específicos llamados células T, que pueden destruir las células infectadas y ayudar a producir anticuerpos, al unirse a los antígenos, los anticuerpos pueden ayudar a destruir los patógenos o evitar que entren en las células.

Las vacunas están demostrando su eficacia incluso ante las mutaciones del virus

Además, nuestro sistema inmunológico no solo crea un único anticuerpo, llega a crear cientos de anticuerpos diferentes, o epítopos, cada uno de los cuales se dirige a diferentes partes del antígeno.

En comparación, los medicamentos, como los antibióticos o los antivirales, suelen ser moléculas pequeñas que inhiben una enzima o proteína específica, sin las cuales un patógeno no puede sobrevivir o replicarse.

De esta forma resulta muy difícil que el coronavirus escape o se resista a la acción de la vacuna incluso cuando mute y si se produce esa posibilidad, la experiencia en el tratamiento de enfermedades como el VIH y la Tuberculosis, nos han demostrado que la combinación de varias vacunas resulta efectiva.

Consecuencia de las mutaciones.

Las mutaciones son debidas al elevado número de virus, cuantos más virus haya en un cuerpo, más posibilidades hay de desarrollar una mutación, de ahí la importancia de la vacunación masiva y de la creación de nuevas vacunas adaptadas a las nuevas mutaciones del virus, o del uso combinado de diferentes vacunas.

Por eso mismo se hace necesario mantener un bajo número de infectados, su control y el rastreo de contagios por contactos, a fin de controlar los brotes y ajustar el correcto funcionamiento de las vacunas.

Según algunos expertos, el coronavirus tiene un mecanismo de mutación que ocurre con mucha menos frecuencia que en los virus de la gripe.

Confiar en la ciencia es vital para mantener vivas nuestras esperanzas en el control de esta sindemia, que mantiene en vilo al planeta.

Las vacunas están demostrando ser eficaces y cada día se avanza más en el terreno de la investigación y producción de nuevas vacunas contra el coronavirus.

Pero no hay que bajar la guardia y seguir manteniendo las medidas de prevención, hasta que la sindemia esté controlada globalmente.

 

@ordosgonzalo

 

 

gonzalo   alvarez-lago    garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1389 noticias)
Visitas:
6104
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.