Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chema Gil escriba una noticia?

El régimen chavista no permitirá el cambio en Venezuela

22/06/2012 18:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Venezuela, su gente, vive inmersa en un país en el que la violencia se ha adueñado de sus calles. Venezuela tiene futuro, pero el régimen chavista no lo permitirá. Capriles encarna la esperanza y el futuro, pero temo por él, por su familia, por sus vidas

Las potencialidades reales de Venezuela son inmensas. Recursos energéticos de primer orden y no sólo petroleros; una geografía y naturaleza con materias primas y recursos naturales extraordinariamente importantes. En cuanto a su tamaño, Venezuela, es la cuarta economía de América Latina. Frente a todo ello, el régimen chavista y sus sucesivos gobiernos han impuesto tal ‘red clientelar’ y ‘bolsa de favores’ que ha terminado por convertir la economía venezolana en un ‘barrizal’ incomprensible, con niveles de inflación desorbitados, máxime cuando en el área, hasta economías infinitamente más pequeñas y con recursos infinitamente menores, se están mostrando razonablemente fuertes, incluso en plena crisis internacional.

Pese a las altísimas potencialidades de Venezuela, la acción de los gobiernos chavistas ha conducido al país a consolidar niveles de desigualdad social, con importantes bolsas de pobreza; la paralización de la iniciativa privada, especialmente si no se desarrolla bajo las condiciones de los grupos de poder paragubernamentales, es tal que, buena parte de los activos humanos con proyectos, conocimientos y posibilidades de desarrollo emigran para encontrar espacios de mayor seguridad, personal y jurídica.

Los sucesivos gobiernos de Hugo Chávez, además, han ido minando la confianza internacional respecto del país, en un momento de la Historia en el que la globalización en la relaciones internacionales exige que las mismas estén presididas por la mutua confianza; confianza internacional que los venezolanos –deben saberlo- está situada muy por debajo de cualquier expectativa razonable.

Ni que decir tiene que la calidad democrática del país, cada día, brilla más por sus bajos niveles. El chavismo ha actuado con dureza ante cualquier atisbo de disidencia frente a sus ideas. Todo aquel que no comparte el ideario chavista es apartado, unas veces de forma a sutil y otras veces recurriendo incluso a artimañas propias de dictaduras como la de los hermanos Castro en Cuba.

La seguridad ciudadana, la seguridad interna en general, ha alcanzado cotas insoportables. Parte de las acciones de crimen organizado, ya sea de mayor o menor entidad, están protegidas desde organizaciones ‘paragubernamentales’ o por grupos de presión vinculados a las redes clientelares del chavismo.

Terroristas internacionales, estando en busca y captura, se instalan en Venezuela con la connivencia de sus gobernantes, llegando a ser naturalizados y a los que el Gobierno dispensa tratamientos preferentes, que son inalcanzables –incluso- para los propios venezolanos.

ELECCIONES

¿Hay alternativa a todo lo descrito?; la hay, ciertamente. Apenas dentro de tres meses en Venezuela se celebrarán elecciones. La oposición democrática, liderada por Henrique Capriles Radonsky precisamente se presenta bajo un lema tan sencillo como estimulante ‘Hay un camino’. ¿Qué plantea Radonsky?, más democracia y lo que ello conlleva: Respeto al que opina diferente, apoyo a la iniciativa y a la capacidad emprendedora de los venezolanos, solidaridad nacional, elevar la calidad de vida en Venezuela, poner coto a la violencia e inseguridad ciudadana que ha acabado con la vida de más de 150.000 venezolanos en los últimos años frente a la permisividad o ineficacia gubernamental. Favorecer la seguridad jurídica tanto para las empresas venezolanas como para la inversión internacional mediante el equilibrio de las relaciones comerciales. Lograr que Venezuela sea un socio confiable en el escenario de mundo globalizado; opción preferencia por una verdadera justicia social que termine con los desequilibrios sociales, en los que el chavismo ha instalado a la sociedad venezolana.

Capriles es la esperanza en el futuro de Venezuela, porque 'Hay un camino', y sólo será posible votando en octubre

¿Será posible un cambio? Es lo deseable. Los venezolanos y Venezuela tienen un futuro que conquistar y, desde la dictadura ideológica de Chávez no lo podrán hacer.

Venezuela podría en estos momentos ser una de las potencias emergentes internacionales que están ganando espacio de decisión en el concierto internacional, pero lo cierto es que su futuro se reduce por momentos.

El régimen que se ha implantado no asumirá, ni de lejos, la posibilidad de verse evacuado de sus ámbitos de poder. Tal como dije, a los pocos días de que se conociera la candidatura de Capriles, en aquellos primeros momentos podrían intentar, incluso, acabar con su vida. Lo intentaron sin éxito; evidentemente, como muchísimos actos criminales, en Venezuela, terminan por ser olvidados y nunca aclarados.

Chávez ya ha anunciado que ganará las elecciones y que se dispondrá a defender el orden frente a la oposición pues presume que la misma no aceptará los resultados. Palabras así ya pueden servir de amenaza, más que de advertencia de un político prudente; pero claro, Chávez ni es político, ni es prudente. Es un individuo de caracteres mesiánicos, con componentes narcisistas sobre los que podría hablarse largo y tendido.

Capriles supone la esperanza para Venezuela y para América Latina, pues su ideario tampoco anda tan lejos de otros líderes democráticos que mantienen un discurso progresista, pero anclado en valores universales como el respeto al otro, por mucho que piense de forma contraria.

Venezuela tiene un camino, tiene verdaderas condiciones de posibilidad para un futuro esperanzador, justo, democrático; pero mucho me temo que el Régimen Chavista, más allá del propio Hugo Chávez, no va a permitir que se ponga al descubierto la miseria en la que han convertido la política; los negocios corruptos al amparo del poder; el terrorismo permitido dentro de sus fronteras como espacio para desequilibrar países; manejar el miedo colectivo mediante el mantenimiento de la inseguridad ciudadana.

Venezuela y los venezolanos tienen un camino, pero somos muchos los que pensamos que no se lo van a permitir.

Yo personalmente temo por la vida de Capriles y aun por la de su familia. Que Dios los proteja.


Sobre esta noticia

Autor:
Chema Gil (195 noticias)
Visitas:
1476
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Organizaciones
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.