×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
4
Posición en el Ranking
13
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    4.380.532
  • Publicadas
    1.228
  • Puntos
    77
Veces compartidas
27.118
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 12h

Con el paso de los siglos, llegará un momento en que alguien se revele contra la gran patraña de Santiago de Compostela, mientras no llega ese momento, vamos a poner sobre la mesa algunos datos para la investigación y el debate sobre el tema

Galicia, fue una región claramente diferenciada desde los tiempos de la conquista romana, cuando los romanos la denominaban Gallaecia dentro de la Hispania Citerior Tarraconensis, desgajada por el emperador Diocleciano (El reformador del Imperio) de la Tarraconensis.

Así que cuando muere Diocleciano y le sucede Constantino por allá por el 306, el cristianismo va a ser gracias a él la religión oficial de Roma al convocar el primer Concilio de Nicea y sustituir el SPQR (Senatus Populusque Romanus) por el Crismón cristiano (Pax, que otros llaman Pax Xristos) como estandarte de las Legiones.

Conviene aclarar que el símbolo de la cruz no fue adoptado por los cristianos hasta bien entrado el Medievo y probablemente aparece con las cruzadas, hasta entonces el símbolo más usado era el crismón de Constantino.

Entre las muchas reformas de Diocleciano, se crean las Diócesis y entre ellas la Hispaniarum dividida en las provincias de Mauretania, Baetica, Lusitania, Gallaecia et Asturia y Terraconensis, lo que sería el inicio de la división en nacionalidades de lo que fue el Imperio romano y que daría paso al feudalismo.

Buena parte de la reforma de Diocleciano en Diócesis se corresponde con las actuales nacionalidades y naciones que conforman actualmente Europa y Oriente Medio.

El Imperio Romano, en ese momento de la historia, está sumido en una profunda crisis y es sometido a constantes invasiones que ponen en jaque a sus ejércitos lo que hace tambalear su estructura administrativa, acrecienta su pérdida de credibilidad y con ella su “Auctoritas”.

Es el momento de unificar ideológicamente a los pueblos contenidos dentro de las fronteras del Imperio para que rechacen a los invasores con un nuevo argumento, llamado fe en un único Dios, que va a servir para distinguir a los amigos de los enemigos, así nace el cristianismo como una solución desesperada frente a los enemigos interiores y exteriores.

Entre los enemigos interiores estaban los judíos, que ya habían sido expulsados y frente a los cuales el cristianismo demostró ser un buen antídoto, además de la inestimable ayuda del Josefo Flavio, encargado de culpar a los bandos judíos de su propios males y servir de introductor de las bondades del monoteísmo y el Estado religioso como nueva autoridad moral y política.

Así es como nace el fenómeno del priscilianismo en Galicia (Gallaecia).

Prisciliano de Ávila (340-385) es el líder de los cristianos gallegos, sobre el que se han construido varias versiones, que no vamos a tener en cuenta por ahora y que pertenece con casi toda probabilidad a ese grupo de primeros cristianos influenciados por la Secta de Qumrán, también llamada de los esenios a los que Josefo Flavio cuantifica en número superior a los 4000 en Jerusalén durante el siglo I.

Cuentan las leyendas cristianas que Jesucristo y San Juan Bautista eran miembros de esta secta de Jerusalén, pero eso no es más que una leyenda.

Los seguidores de Prisciliano fueron los primeros cristianos en exigir austeridad frente a la opulencia, la participación de las mujeres en el culto, la abstinencia de alcohol, la supresión del esclavismo, el matrimonio de monjes y sacerdotes.

Renegaban como buenos arrianos del Misterio de la Santísima Trinidad cuando aún no estaba clara la postura de muchas iglesias tal como van a sostener los visigodos siglos después.

Los planteamientos de los pricilianistas coinciden en buena parte con los de la secta de Qumrán y algunos autores los ligan al llamado libro de Enoc, propio de la iglesia Etíope, pero lo cierto es que son comunes a muchos otros escritos incluida la Tanaj judía.

También coinciden con las reivindicaciones que 1200 años después van a plantear los precursores del protestantismo y de forma más contundente los Hermanos suizos en las guerras de Kappel (Suiza).

El priscilianismo tuvo un hondo calado en toda Galicia y en buena parta de la península ibérica, tal como lo demuestran las muchas referencias que se hacían de esta secta en el imperio romano occidental.

Prisciliano es un claro ejemplo de manipulación de la historia por parte de la Iglesia Católica

Buena prueba de ello es que el emperador de occidente, Magno Clemente Máximo (335-388) conocía la secta de Prisciliano por boca de San Martín, cuando este era Obispo de Tous para el cual pidió clemencia antes de ser decapitado, según la leyenda cristiana.

Pero según la leyenda, Magno Clemente Máximo se había casado con la galesa Elena de Caernarfón también conocida por Santa Helen y amiga por lo tanto del Obispo de Tous, en una referencia cristiana de dudosa veracidad.

Pero parece poco probable que el Priscilianismo formara parte de una iglesia a la que debiera disciplina, ya que el Edicto de Milán del año 313, por el que se establece la libertad religiosa en todo el Imperio Romano, no había dado tiempo todavía a la creación de una organización religiosa cristiana “universal” del griego: católica.

Dos años antes y en víspera de su muerte el emperador Galerio emite el conocido como Edicto de Tolerancia de Nicomedia, del cual no se conserva el original y su referencia se atribuye a Lactancio (Lucio Celio Firmiano Lactancio), en su transcripción se puede deducir claramente que los cristianos estaban divididos en varios bandos reproduciendo la tradición judía que dio pie a su expulsión del Imperio romano, de su lectura se deduce que el Edicto era una llamada al orden y al acatamiento de las leyes romanas, ratificando la libertad de cultos religiosos.

Es importante señalar que Lactancio es uno de los pocos cristianos de la época de los que se conservan sus escritos originales y fue el hombre que más influyó sobre Constantino I.

 Por eso mismo es el emperador Constantino I quien convoca a todos los líderes de las sectas cristianas del Imperio Romano el año 325 en Nicea, para que se pongan de acuerdo y haya un solo cristianismo, ya que a esas alturas se habían creado las iglesias ortodoxa Malankara en la India, la iglesia de Armenia y la copta en Egipto (fundada en el siglo I) a esta última pertenecía Arrio, el cual va a plantear el primer gran cisma de la naciente iglesia cristiana y que llevará su nombre por muchos siglos: el arrianismo.

Constantino gobernó el Imperio Romano durante casi 30 años, después de un siglo en el que los emperadores morían asesinados uno tras otro a manos de sus allegados cuando no por su propia familia y ello se debe indudablemente al apoyo recibido por los cristianos que en buena medida formaron parte de sus ejércitos cuando el Imperio estaba en decadencia.

La persecución y el asesinato de Prisciliano hay que entenderla en el contexto de la caída y descomposición del Imperio romano, cuando Diocleciano y sus seguidores, arremeten contra las sectas judeocristianas.

Son muchos los autores que sugieren que los llamados restos del Apostol Santiago corresponden a Prisciliano, dando origen a las peregrinaciones de sus seguidores y que posteriormente la Iglesia Católica manipuló inventando la leyenda de Santiago el matamoros.

En todo caso muchos de ellos ponen en duda la versión dada por la Iglesia, ver: Louis Duchesne, Miguel de Unamuno, Henry Chadwick, Ramón Chao, Xosé Luis Méndez Ferrín, Claudio Sánchez Albornoz, Menéndez Pelayo, Américo Castro, Fernando Sánchez Dragó…

El priscilianismo era una práctica religiosa mezcla de judeocristianismo y religión celta a la que temían claramente los supersticiosos romanos, por lo tanto Prisciliano fue decapitado por el temor que infundía a los romanos y no por su arrianismo.

Arrio aparece con Nicea en 325 y va a continuar siendo un dolor de cabeza para los cristianos siglos más tarde, es más en nuestra opinión sigue presente su alegato trinitario.

 

@ordosgonzalo

 

 

gonzalo   alvarez-lago   garcia-teixeiro

Más recientes de Ordos

Educación y manipulación

Educación y manipulación

Está muy de moda en España hablar de las falsas titulaciones obtenidas por algunos políticos y eso lleva necesariamente a una reflexión sobre la educación, el sistema educativo, los profesores y las instituciones de enseñanza 12/09/2018

Europa y el nacionalismo

Europa y el nacionalismo

La construcción de la Unión Europea ha sido uno de los éxitos más grandes de la humanidad si tenemos en cuenta que en su territorio se han desarrollado durante los dos mil años anteriores las guerras más cruentas que haya conocido la humanidad 10/09/2018

La enfermedad del nacionalismo

La enfermedad del nacionalismo

Hablar de nacionalismo siempre produce ampollas pues nadie queda contento y todos levantan la bandera de sus sentimientos más profundos e incuestionables, pero es preciso insistir, sobre un tema que siempre resulta manipulable 07/09/2018

Sobre el pensamiento liberal progresista

Sobre el pensamiento liberal progresista

Si algo hay que agradecer al liberalismo es su oposición al despotismo, por supuesto que estamos hablando del liberalismo progresista y no de ese otro maniqueo liberalismo individualista nacido al calor de la reforma protestante y que sirve de excusa a muchos reaccionarios 04/09/2018

Cuando China limpió de agentes de la CIA su territorio

Cuando China limpió de agentes de la CIA su territorio

Un reciente artículo de Sputnik, especula sobre cómo logró China eliminar a la práctica totalidad de la red de espías estadounidenses en su territorio, en menos de dos años, dejando en ridículo a los Servicios de Inteligencia del Tío Sam 26/08/2018

Mostrando: 1-5 de 1.229