×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

MiseshisMiembro desde: 14/06/17

Miseshis

http://www.miseshispano.org/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.267.875
  • Publicadas
    751
  • Puntos
    0
Veces compartidas
120
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 2d

image

imageCon el fin de obtener información sobre el estado futuro de una economía, muchos economistas se refieren a una variedad de encuestas de consumidores y empresas. Se les pide a los consumidores y empresarios seleccionados al azar que den su punto de vista sobre hacia dónde se dirige la economía. Por lo tanto, si una encuesta muestra que la mayoría de los encuestados expresa optimismo, se considera una buena noticia para la economía. Por el contrario, si la mayoría de los encuestados son pesimistas, se toma como un mal augurio para la actividad económica futura.

Pero, ¿es válido sugerir que las encuestas pueden decirnos hacia dónde se dirige la economía? Además, ¿por qué deberíamos considerar que una opinión respaldada por un gran porcentaje de personas es más creíble que la opinión de un individuo en particular?

Parece que el conocimiento sobre las condiciones económicas futuras está disperso. Las posibilidades de que un individuo en particular obtenga una imagen precisa de la economía son muy bajas. Además, se sostiene que es probable que un gran grupo de personas tenga más información que un individuo.

Por lo tanto, la lógica que subyace a las encuestas de consumidores y empresas es que un gran grupo de personas seleccionadas al azar tiene una alta probabilidad de obtener una imagen precisa de las condiciones económicas futuras.

Es muy posible que un grupo de personas tenga en su posesión una mayor cantidad de información que cualquier individuo dado. Sin embargo, más información no necesariamente significa un conocimiento más preciso del futuro.

Para determinar los hechos de la realidad, es decir, para separar el trigo de la paja, la información debe procesarse por medio de un marco teórico.

Si un pronóstico "tiene sentido" está determinado no solo por la cantidad de información disponible, sino también por si una teoría o un proceso de pensamiento, está en sintonía con los hechos de la realidad.

Mientras los individuos encuestados no hayan divulgado las teorías detrás de sus puntos de vista, no hay una razón convincente para considerar varias encuestas de confianza o de sentimiento como la base para una evaluación precisa del estado futuro de una economía.

El conocimiento del futuro solo puede ser cualitativo

Los hechos de la realidad que se emplean para pronosticar el futuro se determinan a partir de datos históricos.

Contrariamente a la teoría de las expectativas racionales, el conocimiento pasado de los individuos que fue instrumental en la determinación de sus acciones pasadas influye y limita los valores futuros y el conocimiento de los individuos, lo que influye en las acciones futuras.1

Si fuera de otra manera y el pasado no tuviera ningún efecto sobre el futuro, existiría un mundo de caos, donde la acumulación de conocimiento no se llevaría a cabo y el avance económico no podría tener lugar.

Porque si el futuro no está relacionado con el pasado, entonces el conocimiento de hoy será considerado como inútil mañana.

Según Mises, el conocimiento del futuro solo puede ser cualitativo,

La economía puede predecir los efectos esperados de recurrir a medidas definidas de políticas económicas. Puede responder a la pregunta de si una política definida es capaz de alcanzar los fines apuntados y, si la respuesta es negativa, cuáles serán sus efectos reales. Pero, por supuesto, esta predicción puede ser solo "cualitativa". No puede ser "cuantitativo" ya que no existen relaciones constantes entre los factores y los efectos en cuestión.2

¿Puede el pensamiento positivo prevenir una caída en la actividad económica?

Dado el punto de vista de que las expectativas son la fuerza impulsora clave de la economía, muchos economistas sostienen que el pensamiento "positivo" y las grandes dosis de "buenas" noticias pueden evitar el desarrollo de malas expectativas y, por lo tanto, una caída en la actividad económica. Los individuos son vistos como impulsados ??por una psicología misteriosa susceptible a los cambios salvajes. Entonces es crucial no alterar esta psicología para mantener la economía próspera. Cada vez que los economistas debaten sobre el estado de la economía, tratan de describir el aspecto brillante de la misma. Incluso cuando la economía cae en recesión, varios economistas influyentes son muy cautelosos en su discurso.

Sobre esto, Rothbard escribió:

Después del desastre de 1929, los economistas y los políticos concluyeron que esto nunca debe volver a suceder. La forma más fácil de tener éxito en esta resolución fue, simplemente, para definir la "depresión" fuera de existencia. A partir de ese momento, Estados Unidos no sufrirá más depresiones. Porque cuando llegó la siguiente depresión aguda, en 1937-38, los economistas simplemente se negaron a usar el temible nombre, y se les ocurrió una palabra nueva, mucho más suave: "recesión". A partir de ese momento, hemos atravesado bastantes recesiones, pero no una sola depresión. Pero muy pronto la palabra "recesión" también se volvió demasiado dura para las delicadas sensibilidades del público estadounidense. Ahora parece que tuvimos nuestra última recesión en 1957-58. Desde entonces, solo tenemos "desaceleraciones" o, mejor aún, "ralentizaciones" o "movimientos laterales". Así que sean de buen ánimo, a partir de ahora, las depresiones e incluso las recesiones han sido prohibidas por el mandato semántico de los economistas; a partir de ahora, lo peor que nos puede pasar es "desaceleración". Tales son las maravillas de la "Nueva Economía".3

Una vez más, la razón principal de esta conversación amable es la opinión de que el lenguaje suave no alterará la confianza de un individuo. En resumen, si la confianza de las personas se mantiene estable, se producirá una actividad económica estable.

¿Pueden las políticas gubernamentales transparentes ayudar al crecimiento económico?

Lo que importa no es la estabilidad de las expectativas sino si estas expectativas corresponden a los hechos de la realidad.

¿Qué se puede ganar si a cada individuo se le ha lavado el cerebro para creer que las cosas están bien mientras que en realidad la economía se está desmoronando?

Dado que se sostiene que las expectativas estables implican estabilidad económica, los economistas recomiendan encarecidamente que las políticas del gobierno y del banco central sean transparentes. Si se conocen las políticas de antemano, se evitarán las sorpresas y se reducirá la volatilidad.

Supongamos que el gobierno presenta un plan para aumentar los impuestos personales. ¿Cómo puede el simple hecho de que este plan sea conocido por todos prevenir una erosión de los niveles de vida de las personas?

Incluso si los políticos logran convencer a la gente de que el aumento de impuestos es bueno para ellos, no pueden alterar el hecho de que los ingresos después de impuestos de las personas se verán reducidos.

O, si el banco central le hace saber públicamente que recaudará dinero, ¿cómo puede la simple publicación de esta información evitar el consumo de capital y el desarrollo de un ciclo económico de auge y caída?

Las expectativas estables no pueden deshacer el daño causado por políticas monetarias laxas o impuestos más altos. Además, independientemente de si las personas tienen éxito en identificar los hechos de la realidad o no, estos hechos se afirmarán por sí mismos.

Por lo tanto, si hemos identificado que los ingresos reales de las personas están disminuyendo, entonces esto es un hecho de la realidad. Independientemente de las opiniones de las personas y su confianza, es este hecho el que forzará la disminución de los desembolsos de los consumidores.

La caída en los desembolsos de los consumidores no es causada por la caída en la confianza del consumidor, como parece ser el pensamiento popular, sino por el hecho de que los consumidores ya no pueden pagar el nivel previo de desembolsos.

Expectativas del consumidor en un libre mercado versus mercado obstaculizado

Las expectativas del consumidor no surgen en el vacío sino que son parte integrante del proceso de evaluación de cada individuo, que se basa en sus puntos de vista con respecto a los hechos de la realidad.

En una economía de libre mercado y libre de obstáculos, cuando los individuos forman expectativas que van en contra de los hechos de la realidad, esto establece incentivos para una evaluación renovada y diferentes acciones. La realidad no permitirá evaluaciones erróneas prolongadas en un mercado libre sin obstáculos.

Supongamos que, como resultado de una evaluación incorrecta, se invirtió demasiado capital en la producción del producto A y se invirtió muy poco en la producción del producto B. El efecto de la sobre inversión en la producción de A es deprimir los beneficios, porque la excesiva la cantidad de A solo se puede vender a precios bajos en relación con los costos.

El efecto de la falta de inversión en la producción de B, por otro lado, elevará su precio en relación con el costo y, por lo tanto, aumentará sus ganancias. Obviamente, esto llevará a un retiro de capital de A y una canalización hacia B, lo que implica que si la inversión va demasiado lejos en una dirección, y no lo suficientemente lejos en otras fuerzas contrarias de corrección se pondrá en movimiento.4 En otra En palabras, en un mercado libre, los hechos de la realidad afirmarán su dominación con bastante rapidez a través de la evaluación de las personas y, por lo tanto, de sus acciones.

Sin embargo, esto no es así en una economía de mercado distorsionada. Al hacer cumplir sus políticas, los gobiernos y los bancos centrales pueden establecer una plataforma para una desviación prolongada de las expectativas de los hechos de la realidad. No obstante, ni el gobierno ni el banco central pueden desafiar indefinidamente estos hechos.

Un caso clásico de esto es la reducción artificial de las tasas de interés por parte del banco central que resulta en ciclos de auge y caída.

Conclusión

Podemos concluir que en una economía de libre mercado y libre de obstáculos, las expectativas de los individuos tenderán a estar en sintonía con los hechos de la realidad. Esto está en contraste con una economía obstaculizada donde las políticas del gobierno y del banco central generan expectativas que no están sincronizadas con la realidad. Además, lo que importa no es si las políticas del gobierno y del banco central son transparentes, sino si estas políticas perjudican el bienestar de las personas.

También concluimos que la opinión de que mediante encuestas de opinión se puede determinar la dirección futura de una economía, es algo cuestionable. El hecho de que un gran grupo de personas haya expresado una opinión con respecto a las condiciones económicas futuras no lo hace más exacto que la opinión expresada por un individuo en particular. Lo que importa aquí no es cuántas personas han participado en una encuesta de opinión, sino el marco de pensamiento que han utilizado para respaldar sus puntos de vista.

El artículo original se encuentra aquí.

1.Hans-Hermann Hoppe, "Sobre la certeza y la incertidumbre, o: ¿Cuán racionales pueden ser nuestras expectativas?" Review of Austrian Economics 10, no. 1 (1997): 75.

2.Ludwig von Mises, The Ultimate Foundation of Economic Science (Kansas City: Sheed Andrews y McMeel, 1978), p. 67

3.Murray N. Rothbard, "Economic Depressions: Their Cause and Cure", en The Austrian Theory of the Trade Cycle, comp. Richard M. Ebeling (Auburn, Ala .: Instituto Mises), pp. 65-66.

4.George Reisman, The Government Against the Economy (Ottawa, Ill.: Jameson Books, 1985), p. 5.

Más comentadas de Miseshis

Murray Rothbard y la banca jacksoniana

Murray Rothbard y la banca jacksoniana

[Presentado originalmente en la Conferencia de la Atlas Economic Research Foundation en Winchester, Virginia, en septiembre de 1995. Editado para mayor claridad]. Murray N. Rothbard fue un consumado erudito en varios campos 20/05/2018

Murray Newton Rothbard (1926 ? 1995)

Murray Newton Rothbard (1926 ? 1995)

Los impuestos son un robo, pura y simplemente, aunque sea un robo a una escala enorme y colosal que ningún delincuente reconocido podría esperar igualar. Es una expropiación obligatoria de la propiedad de los habitantes o súbditos por el Estado 19/04/2018

El mundo de la política exterior está desordenado

El mundo de la política exterior está desordenado

[Extraído de The Austrian 3, nº 5 (2017): 12-14] [A World in Disarray: American Foreign Policy and the Crisis of the Old Order · Richard Haass · Penguin Press, 2017] Richard Haass es un profesional de la política exterior con grandes conocimientos y experiencia 07/11/2017

El multiplicador keynesiano es una ilusión

El multiplicador keynesiano es una ilusión

Para la mayoría de los economistas y comentaristas financieros, el corazón del crecimiento económico es el aumento en la demanda de bienes y servicios 27/05/2018

Mostrando: 1-5 de 748