×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
72
Posición en el Ranking
1
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    20.597
  • Publicadas
    12
  • Puntos
    62
Veces compartidas
3
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
5
- +
Hace 5d

Aquella madrugada del 14 de Diciembre de 1994, subí a mi auto y llevé a mi amigo Claudio Rodríguez, hasta el aeropuerto de Ezeiza, Buenos Aires. Como en tantas cosas que él hacía y que yo no comprendía de manera inmediata, lo acompañé y lo despedí sin objeción alguna

 

Aquella madrugada del 14 de Diciembre de 1994, subí al auto y llevé a mi amigo Claudio Rodríguez, hasta el aeropuerto de Ezeiza, Buenos Aires. Como en tantas cosas que él hacía y que yo no comprendía de manera inmediata, lo acompañé y lo despedí sin objeción alguna.

“Si por lo menos algo de lo que me rodea cambia para bien, entonces todo habrá valido la pena”, me dijo con un fuerte abrazo de despedida y abordó su vuelo con destino a Ciudad del Cabo, África.

No emprendí el regreso de inmediato. Un café en el bar del aeropuerto me acompañó hasta las primeras luces de la madrugada. Reflexionaba sobre el sustancial cambio en la vida de mi amigo, en sus ultimas palabras, en lo loable de su proceder.

Cuando conducía de regreso a casa, observé como las primeras pinceladas del amanecer comenzaban a dibujar, ruidosos y coloridos trazos, sobre una ciudad aún somnolienta y húmeda. Ejecutivos, obreros, estudiantes y también indigentes. Todos bajo el mismo cielo, todos únicos e insignificantes a la vez.

Las palabras de despedida de mi amigo aún sonaban en mi cabeza. Cualquiera de nosotros podría desaparecer en este instante y el mundo no dejaría de girar, seguiría igual, pensé. Entendí pues, que es la cruel indiferencia y el eventual olvido lo que en realidad duele tanto al morir. Detuve el vehículo.

Provocar un cambio sin ser consciente de ello no tiene mérito alguno, ni bueno, ni malo, me dije y entonces lo entendí

El conductor de un vehículo que había decidido ignorar el pavimento mojado y también el semáforo de José María Moreno y Acoyte, me arrancó el espejo retrovisor al pasar a toda velocidad. Solo le pude observar un insulto escrito en la luneta trasera, la ausencia de placa patente y de como se descartaron de una botella que fue a impactar contra el automóvil de algún desafortunado vecino. Con ésa ignorancia que raya en la inocencia, quizás jamás se enteren, ni de su falta, ni de mi impotente rabia.

Provocar un cambio sin ser consciente de ello no tiene mérito alguno, ni bueno, ni malo, me dije y entonces lo entendí. He de hacer en este mundo, una marca tal, que aunque éste no se digne a detenerse tampoco al momento de mi muerte, al menos ya nada vuelva a ser igual sobre su ingrata faz. El semáforo se puso en verde.

Un cambio tan sustancial, comprometido y atrevido que no se lo pueda ignorar, razonaba mientras me acercaba a un paso nivel con las barreras bajas. Detuve la marcha justo al lado del auto sin patentes y que apestaba a cumbia y cerveza. Los ocupantes del vehículo, totalmente ajenos a mi presencia, abstraídos en su mundo de prepotencia e ignorancia, tampoco se percataron de que bajé el cristal del acompañante pues, no quería romperlo. Solo cuando ambos voltearon a verme, fue que les volé la cabeza de dos disparos limpios y precisos. El tren pasó, llevándose con él todo el ruido y la confusión, la madrugada quedó nuevamente apacible y la barrera del paso nivel volvió a alzarse.

Entonces: “si algo de lo que me rodea cambia para bien, habrá valido la pena”, me dije satisfecho y seguro mientras guardaba el arma aún tibia y continuaba el viaje de regreso a casa.

Este cuento es de mia autoria, espro tus comentarios y si te gusto, tambien tu voto. Gracias.

Más recientes de Kokomaster

Corrupción en tiempos de pandemia

Corrupción en tiempos de pandemia

Roban con las empresas constructoras que ejecutan las obras, roban con los materiales necesarios para tal fin, con la planificación y hasta con la gente que se dispone para cumplir los puestos laborales que dicha obra genere, pues de seguro, serán puestos a dedo por algún gremio de turno Hace 1d

EL Analista

EL Analista

El paciente dijo esto último con una sentida melancolía y dejó que la frase se disuelva en el aire. El psicoanalista, sin embargo, permaneció en un silencio absoluto, solo se oía el ocasional rasgar de la pluma contra el papel. Conocía la importancia de los silencios Hace 3d

Barbijo. ¿Si o No?

Barbijo. ¿Si o No?

Esta falta de acuerdo en el criterio que se debe tomar con respecto al uso del barbijo es desconcertante. Sobre todo si tenemos en cuenta los resultados del estudio basado en datos de la epidemia de Tianjin (China) y en Singapur Hace 4d

Lluvia Macabra

Lluvia Macabra

Ella, o mejor dicho, lo que quedaba de ella, se colaba entre los pliegues de lo que antes había sido el techo del vehículo. La imagen le llegó sin aviso, tubo que reprimir un grito y no pudo evitar retroceder unos pasos 01/04/2020

Los espejos de Borges

Los espejos de Borges

Todos lo hemos experimentado alguna vez cuando frente a un espejo, nos perdemos en las profundidades de nuestra propia mirada, o cuando contemplamos nuestra imagen durante tanto tiempo, que finalmente se nos antoja extraña y lejana 27/03/2020

Mostrando: 1-5 de 11