×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

EcoliberalMiembro desde: 10/02/17

Ecoliberal

http://www.miseshispano.org

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    3.705.127
  • Publicadas
    1.956
  • Puntos
    0
Veces compartidas
268
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 6d

image

imageEl caso de los salarios de mercado es simple. Si los empleadores y los empleados acuerdan voluntariamente un determinado salario, entonces ese intercambio será necesariamente beneficioso para ambas partes, de lo contrario no habría ocurrido. La creación de un salario mínimo simplemente desocupará a los menos calificados entre nosotros, cuya productividad está por debajo del salario mínimo legal. ¿Por qué una empresa contrataría a un trabajador si la empresa tiene que pagarle más de lo que el trabajador puede aportar a sus ingresos?

Los partidarios del salario mínimo responden que el salario mínimo puede realmente aumentar los salarios y al mismo tiempo aumentar el empleo, porque:

1. Los salarios más altos acelerarán la economía al poner el dinero en manos de los trabajadores que lo gastarán.

2. Los salarios más altos elevan la moral y la productividad de los trabajadores.

3. Los estudios han demostrado que el salario mínimo no siempre reduce el empleo en la actualidad.

Todos estos argumentos están equivocados. Veamos cada reclamo.

Uno: estimular la demanda

El primer argumento a favor del salario mínimo es que pondrá más dinero en manos de los trabajadores y que esto estimulará la economía, porque los trabajadores de bajos ingresos gastan una mayor proporción de sus ingresos que los de altos ingresos.

El argumento se topa inmediatamente con un bache en la carretera, incluso en sus propios términos. Si se aumenta el salario mínimo, es cierto que los trabajadores restantes ganarán necesariamente al menos el nuevo salario mínimo, pero todos los trabajadores que son menos productivos que el salario mínimo habrán perdido sus empleos, por lo que el gasto de los trabajadores no aumentará necesariamente.

El Dr. Robert Murphy explica : «Ahora el empleador va a contratar menos trabajadores, estando lo demás igual, por lo que no es obvio que la factura salarial total vaya a ser más alta». La redistribución de los salarios de un grupo más grande de trabajadores que ganan menos a un grupo más pequeño de trabajadores que ganan más no necesariamente aumentará la cantidad total de dinero para gastos en manos de los trabajadores.

Se puede contrarrestar que a los empleadores les lleva tiempo ajustarse al salario mínimo y despedir a los trabajadores, y que mientras tanto habrá un aumento de los gastos.

Si es cierto que a corto plazo las empresas no pueden reaccionar al salario mínimo despidiendo a los trabajadores, entonces frente a estos costos laborales repentinamente incrementados y con una incapacidad de reaccionar de manera flexible, una porción de las empresas simplemente cerrará, sus trabajadores perderán sus empleos, la oferta de bienes y servicios caerá y los precios aumentarán.

Y para los negocios que sobrevivan, el aumento de los gastos no será una bendición. El dinero extra que los trabajadores pueden gastar en este escenario sale de los bolsillos de las propias empresas en forma de aumento de los costos laborales. Si los trabajadores van y se gastan todo este dinero, esto será un lavado para las empresas colectivamente en el mejor de los casos, porque simplemente estarán recuperando todo el dinero que perdieron en forma de aumento de los costos laborales.

El dinero que circula rápidamente es como un juego de patatas calientes y no crea riqueza.

De hecho, si el salario mínimo logra redistribuir el dinero de quienes tienen más probabilidades de invertirlo (las empresas) a quienes tienen más probabilidades de consumirlo (los trabajadores), esto modifica la estructura de capital de la economía.

Con más recursos destinados al consumo actual, se destinarán menos recursos al mantenimiento y acumulación de capital que permitan el consumo futuro. Si las demás cosas son iguales, la productividad futura será menor, los precios serán más altos y el nivel de vida disminuirá.

Dos: aumento de la productividad de los trabajadores

El segundo argumento es que el aumento del salario mínimo aumentará la moral y la productividad de los trabajadores, reducirá la rotación de personal y, por lo tanto, puede beneficiar a las empresas afectadas.

Sin embargo, ¿quién tiene un mayor incentivo y un mejor acceso a la información pertinente para encontrar el equilibrio óptimo entre los salarios y la productividad de los trabajadores que el empleador? Es dudoso que los políticos tengan mejor información sobre el salario que maximiza las ganancias para millones de empresas en todo el país que la que cada empresa tendrá sobre su propia empresa en particular.

Pero supongamos que los burócratas han estudiado el modelo de negocio de la pizzería de Machlup y han determinado que Machlup puede aumentar sus beneficios aumentando los salarios que paga. Si este es el caso, no será necesario que se aplique violentamente el salario mínimo.

Como señala el Dr. Murphy, los dueños de negocios pueden simplemente ser informados de que se están perdiendo ganancias adicionales. Si se le dice a Machlup que puede aumentar la rentabilidad de su negocio con aumentos salariales, lo hará con gusto. No se necesita ninguna ley donde un correo electrónico sea suficiente.

Otra cuestión práctica es que cuando se establece un salario mínimo impuesto por el gobierno, no se establece a nivel de una empresa individual. Se establece a escala de ciudades enteras, estados, o incluso del país entero.

En estas aplicaciones tan difíciles, el salario mínimo no puede adaptarse a los datos concretos de cada empresa en particular para equilibrar de forma óptima la moral y los salarios.

Tres: «los estudios lo dicen»

El tercer argumento es que varios estudios de observación realizados en áreas donde el salario mínimo tuvo efecto mostraron resultados positivos, tales como poca reducción del empleo o incluso aumento del empleo, así como salarios más altos.1

Esta apelación fracasa porque en las ciencias sociales los estudios observacionales sólo pueden establecer correlaciones, no relaciones causales. Para establecer relaciones causales, es necesario un experimento controlado.

En un experimento controlado, se crea un grupo de control y un grupo de tratamiento. El grupo de control es la línea de base para la comparación. El grupo de tratamiento mantiene constantes todas las variables independientes (entradas) excepto una (el tratamiento), cuyo efecto sobre las salidas (variables dependientes) queremos conocer.

Los experimentos controlados son factibles cuando se trata de las ciencias naturales, como la química, donde los sujetos son químicos inanimados que reaccionan mecánicamente entre sí y los factores relevantes de su entorno pueden mantenerse precisamente constantes en un entorno de laboratorio. Pero el complejo mundo en el que se toman las decisiones humanas no puede ser replicado en un laboratorio.

En el caso del salario mínimo, un experimento controlado significaría crear un universo contrafactual en el que todos los factores distintos del cambio del salario mínimo se mantengan iguales: otra legislación económica, las tendencias en las preferencias de los consumidores, el clima, la situación geopolítica y cualquier otra variable potencialmente confusa. Entonces, el universo contrafactual con el salario mínimo más alto se compararía con nuestro universo con el salario mínimo más antiguo y más bajo.

Claramente, la construcción de este experimento social controlado es imposible, pero los experimentos controlados son la única manera empírica de evitar la falacia post hoc, ergo propter hoc, la única manera de analizar la correlación de la causalidad.

Un estudio de observación puede mostrar que se aprobó un salario mínimo más alto y luego el empleo aumentó en un 1 por ciento. Pero, ¿fue esto debido al salario mínimo o a los cambios en las preferencias de los consumidores, o a alguna otra variable confusa? ¿Se produjo gracias al salario mínimo o a pesar de él?

Los experimentos controlados son imposibles en las ciencias sociales, y los estudios observacionales nunca pueden probar los efectos de una política económica, porque no pueden distinguir la correlación de la causalidad. Sólo la lógica deductiva de la teoría económica puede hacer eso.

En última instancia, la mayoría de las personas que apoyan el salario mínimo probablemente no piensan en los tres argumentos anteriores, o en ningún argumento en absoluto. Su proceso de pensamiento es simple: si el Estado aprueba una ley que diga que el salario mínimo tiene que ser más alto, entonces a la gente se le pagará más. No se consideran los costos de oportunidad ni las consecuencias imprevistas.

Los defensores del libre mercado deben inculcar al público algunos principios básicos del pensamiento económico, como los costos de oportunidad y las consecuencias no deseadas, para que la gente pueda razonar claramente sobre el salario mínimo y los asuntos económicos en general.

Fuente.

Más recientes de Ecoliberal

Cómo EEUU hace la guerra para sostener el dólar

Cómo EEUU hace la guerra para sostener el dólar

En Counterpunch, Michael Hudson ha escrito un importante artículo que describe las importantes conexiones entre la política exterior de los Estados Unidos, el petróleo y el dólar estadounidense Hace 1d

Los precios del petróleo suben, pero eso está bien para algunos grupos de interés de EEUU

Los precios del petróleo suben, pero eso está bien para algunos grupos de interés de EEUU

Los precios del petróleo subieron el martes por la noche tras el ataque con misiles del gobierno iraní lanzado en respuesta al asesinato por parte de Estados Unidos del general iraní Qassem Soleimani y del comandante de la milicia iraquí Abu Mahdi al-Muhandis Hace 1d

La propiedad privada

La propiedad privada

La propiedad privada de los medios de producción es la institución fundamental de la economía de mercado. Es la institución cuya presencia caracteriza a la economía de mercado como tal. Donde no existe, no se trata de una economía de mercado Hace 1d

Henry Ford hizo más por los trabajadores que los sindicatos

Henry Ford hizo más por los trabajadores que los sindicatos

Un carro para las masas Cuando Henry Ford ideó el Modelo T, su objetivo era construir un carro para las masas. Aunque los profesores de historia típicamente presentan esto como perteneciente al precio, Ford realmente tuvo que hacer mucho más que hacer su automóvil más barato Hace 2d

Por qué Suecia terminó su experimento de tipos de interés negativos

Por qué Suecia terminó su experimento de tipos de interés negativos

Los tipos de interés negativos son la destrucción de dinero, una aberración económica basada en los errores de muchos bancos centrales y algunos de sus economistas, que parten de un diagnóstico erróneo: la idea de que los agentes económicos no toman más crédito ni invierten más porque eligen ahorrar Hace 2d

Mostrando: 1-5 de 1.952