×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Andrés Muñoz BarriosMiembro desde: 01/11/14

Andrés Muñoz Barrios
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    408.873
  • Publicadas
    173
  • Puntos
    0
Veces compartidas
38
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
27/06/2020

Se trata de una valiosa herramienta para el análisis de las inversiones

Para los pequeños inversores, un dato a tener muy en cuenta cuando están evaluando fondos de inversión es el Ratio de Sharpe, porque les va a servir como media objetiva de la relación entre la rentabilidad que está consiguiendo el Fondo y el riesgo que está asumiendo para ello.

Además, y para mayor garantía del inversor, este ratio no tiene en cuenta la rentabilidad total del Fondo, sino el extra de rentabilidad que está logrando dicho fondo por encima de lo que el inversor podría obtener en un activo considerado “libre de riesgo”.

Definición del Ratio de Sharpe.

Como ya hemos visto, es el ratio que mide la relación entre el excedente de rentabilidad del fondo sobre el activo de riesgo bajo respecto del riesgo que asume para ello.

Su fórmula matemática sería la siguiente:

Donde el numerador es la prima de rentabilidad del fondo sobre la rentabilidad del activo libre de riesgo, mientras que el denominador es el riesgo asumido por el fondo, en términos de volatilidad.

El Numerador: la prima de rentabilidad.

La rentabilidad del fondo suele medirse como la tasa de interés anual que ha reportado el fondo en el último año. Por ejemplo, si por cada 1.000 € invertidos al inicio del año el fondo ha generado 1.100 €, la tasa anual de interés será del 10%.

Sin embargo, siguiendo con nuestro ejemplo, el inversor podría haber colocado esos 1.000 € en un activo de los que se consideran exentos de riesgo. Porque evidentemente nadie puede garantizar al inicio de la inversión a este inversor que vaya a ganar uno u otro porcentaje de interés, mientras que sin embargo puede perder todo o parte de su inversión. Esto también sucede en los denominados “fondos garantizados”, pues los activos en la cartera del fondo tienen una contrapartida, un pagador de los derivados, bonos, etc.. en los que está puesto el dinero del fondo, y se asume por tanto el denominado “riesgo de contrapartida” (que la contraparte de en quiebra, básicamente, y no pueda atender sus obligaciones, perdiendo el ahorrador todo o parte de su dinero).

Así por tanto, continuando con el ejemplo, si el activo “libre de riesgo” otorga un interés del 3 % anual, realmente la prima de rentabilidad en el fondo del ejemplo sería del 7%, que es la diferencia entre el 10% anual que reporta el fondo menos el 3% anual que hubiese ganado el ahorrador en el activo “sin riesgo”.

El activo “libre de riesgo”.

Pero ahora viene una pregunta importante ¿qué es el “activo libre de riesgo”?. Se conoce así a los activos financieros en los que se entiende que la probabilidad de obtener pérdidas es muy baja.

Normalmente se atribuye esta calificación a la deuda pública (letras, bonos, obligaciones, etc…) emitida por países muy solventes. Por ejemplo, la deuda pública de Estados Unidos, o de Reino Unido, o de Francia, o bien de Alemania, podría considerarse como “activo libre de riesgo” en este momento, puesto que la solvencia de estas naciones es muy elevada, y resulta difícil pensar que vayan a impagar sus obligaciones de pago de intereses o devolución del principal a vencimiento a los tenedores de su deuda.

Esto evidentemente no es cierto completamente, porque siempre pueden darse situaciones excepcionales en el futuro que den al traste con esta baja probabilidad de impago. Por ejemplo imaginemos que en Alemania llega un partido político al poder que decide impagar su deuda, o rebajar unilateralmente los intereses a pagar por estos activos. El riesgo político parece bajo pero siempre existiría. Otro ejemplo sería el de una guerra en la que dicho país fuese derrotado, y los vencedores decidiesen no hacerse cargo de la deuda previa de la nación.

Todos esos sucesos parecen poco probables, y por ello hay activos de este tipo que se consideran “libres de riesgo”.

En definitiva, un fondo de inversión en el que asumimos un mayor riesgo que el que tendríamos de invertir nuestro dinero en estos activos “sin riesgo” tendría que reportarnos lógicamente una mayor rentabilidad. De otra forma parece que carecería de sentido asumir riesgos innecesarios para no ganar una mayor rentabilidad.

El ratio nos permite comparar facilmente diferentes fondos

En esta prima de rentabilidad sobre el activo libre de riesgo es sobre la que se medirá el riesgo incurrido para calcular el ratio de Sharpe.

El denominador: el riesgo del fondo.

Lo primero en este punto seria explicar qué se entiende por riesgo en finanzas. En el mundo de las inversiones el riesgo se mide a través de la denominada volatilidad, que viene determinada por la variable estadística conocida como desviación estándar o desviación típica. Pero ¿qué nos dice exactamente esta medida? Pues que, dada una serie estadística de registros, y calculada su media, la desviación estándar se corresponde con cuánto se suele desviar de la media cada observación o registro, ya sea al alza o a la baja. Traducido al idioma financiero, sería cuánto sube o baja como máximo la cotización respecto de la cotización media.

Por ejemplo, una desviación del 20% implica que los valores se desvían en promedio dicho porcentaje respecto de su media. Sobre nuestro ejemplo inicial, del fondo que a lo largo del año había ofrecido una rentabilidad del 10%, si dicha rentabilidad es el promedio anual de los valores mensuales de liquidación que han tenido sus participaciones, y la desviación fuese del 20%, ello significaría que el riesgo que asumimos se encuentra estadísticamente acotado a que la rentabilidad del fondo se situe entre -10% (si baja un 20% de la media de rentabilidad del 10%) y el +30% (si sube un 20% de la media de rentabilidad del 10%). De esta manera, pensando en el -10% podemos evidenciar cual es el riesgo medio de la inversión. Y tomando el valor de la desviación típica del (+/- 10%) podemos igualmente evidenciar cómo de volátil es la cotización del activo financiero que nos ocupa. 

El resultado: el ratio y su interpretación.

Una vez que hemos visto en los puntos anteriores los componentes del numerador y denominador de este ratio, estamos ahora en disposición de entender cuál es su correcta interpretación.

Y continuando con nuestro ejemplo, si la rentabilidad media anual del fondo analizado es del 10%, la rentabilidad media del activo libre de riesgo es del 3% y la volatilidad del fondo en el mismo período ha sido del 20%, el ratio de Sharpe sería de 0, 35.

Así por tanto, lo importante ahora reside en entender las tres claves para poder discernir si este resultado es bueno o malo.

En primer lugar habría que tener en cuenta que, si el ratio es inferior a 1, ello significa que la rentabilidad marginal del fondo, es decir, la diferencia entre la rentabilidad del mismo y la rentabilidad del activo “libre de riesgo”, es proporcionalmente inferior al riesgo asumido. En  nuestro ejemplo, por cada punto porcentual de riesgo asumido, solo hemos obtenido 0, 35 puntos de rentabilidad sobre el activo más seguro.

En segundo lugar, cuanto mayor es el resultado, mayor será el rendimiento respecto del riesgo asumido. Es decir, si en el ejemplo anterior el ratio hubiese tenido un resultado de 1, 2 ello implicaría que la prima de rentabilidad está retribuyendo más que proporcionalmente el riesgo asumido en la inversión.

En tercer lugar, si el resultado es negativo, ello significa que el numerador nos está informando de que la inversión está ofreciendo una rentabilidad inferior al activo “libre de riesgo”, por lo cual estamos asumiendo riesgo de forma innecesaria, puesto que obtendríamos una mejor rentabilidad en el activo más seguro.

Entendiendo estas tres claves expuestas, podemos ya diagnosticar en nuestro ejemplo que la rentabilidad del fondo, que a priori parecía muy buena (10%) en comparación con la rentabilidad libre de riesgo (3%) no está a la altura del riesgo asumido (20%) dado que solo cubre en 0, 35 puntos el riesgo asumido.

No obstante, un análisis completo del resultado del ratio debe tener en cuenta qué ratio de Sharpe tienen cada uno de los fondos o activos de la misma categoría en el mercado. Es decir, si por ejemplo hemos obtenido este resultado del 0, 35 y todos los fondos de la misma categoría están arrojando ratios de entre 0, 20 y 0, 36 en este momento debemos tomar como muy bueno dicho resultado, nuestro fondo está teniendo un buen resultado comparativo.

Conclusión.

Como hemos visto, el ratio de Sharpe es una potente herramienta de análisis financiero, que nos sirve para entender cómo de bueno está siendo el resultado de nuestra inversión (su rentabilidad) en relación con la rentabilidad del activo “libre de riesgo” así como en relación con el riesgo asumido para obtener dicha rentabilidad.

La virtud sin duda del Ratio reside en poner en relación estos tres elemento y darles sentido a través de su resultado, que además nos permite comparar con un solo dato nuestra inversión con otras opciones de inversión del mercado.

Relaciona la rentabilidad del fondo con el riesgo asumido

 

Más recientes de Andrés Muñoz Barrios

Derechos y obligaciones de la propiedad horizontal

Derechos y obligaciones de la propiedad horizontal

Régimen jurídico del derecho de propiedad horizontal, constituido por el conjunto de derechos y obligaciones del bien común y de los bienes privativos 18/01/2020

Elementos comunes y privativos en la Propiedad Horizontal

Elementos comunes y privativos en la Propiedad Horizontal

Existen dos tipos de propiedad bien diferenciados en los edificios divididos en régimen de propiedad horizontal 15/01/2020

El título constitutivo en propiedad horizontal

El título constitutivo en propiedad horizontal

La constitución de un edificio en régimen de propiedad horizontal requiere una serie de elementos subjetivos, objetivos y formales, que denominamos título constitutivo 06/01/2020

Desarrollo y naturaleza del derecho de propiedad horizontal

Desarrollo y naturaleza del derecho de propiedad horizontal

Breve historia del concepto jurídico del derecho de propiedad horizontal en el derecho civil español 29/12/2019

Mostrando: 6-10 de 136