Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

Pandemia, estado de alarma y Ley General de Sanidad en España

4
- +
04/05/2020 06:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si en algo ha pecado el Gobierno de España durante la pandemia del coronavirus es en hacer prevalecer el interés general sobre el interés de los particulares, amén de errores, también ha tenido una comunicación deficiente y equivocada

Pero la oposición, no sólo no lo ha hecho mejor, lejos de ello, ha aprovechado la confusión para hacer ver a sus electores una situación caótica manejada por una banda de irresponsables.

Meses después y una vez superada la ya famosa curva inicial de altos contagios y muertes, el gobierno propone mantener el mismo mecanismo legal que le ha permitido tratar la pandemia hasta alcanzar cifras controlables de afectados por la enfermedad para evitar su expansión y rebrote.

España ha sido uno de los países del mundo con mayor número de muertos y a su vez uno de países que ha adoptado las medidas más restrictivas de confinamiento a sus ciudadanos, gracias a que su Constitución le permite hacer uso del estado de Alarma en todo el territorio del Estado.

Esto permite al gobierno la centralización de los poderes del Estado y una actuación similar al estado de excepción con la consecuente limitación temporal de las libertades.

La ley General de la Sanidad vigente, no sirve para hacer frente a una pandemia, lejos de ello impide aplicar medidas eficaces para controlar cualquier pandemia.

La razón es bien sencilla: Siempre hay un grupo parlamentario atento a introducir en todas las leyes, si es posible, esa pieza clave que hace que prevalezcan los intereses privados sobre el interés general.

La Ley Sanitaria en su Capítulo V, De la intervención pública en relación con la salud individual colectiva, establece en el Artículo veintiocho apartado d) Se deberán utilizar las medidas que menos perjudiquen al principio de libre circulación de las personas y de los bienes, la libertad de Empresa y cualesquiera otros derechos afectados.

La Ley Sanitaria, no habla de confinamiento en ningún lado, no tiene en cuenta la posibilidad de una pandemia y mucho menos contempla la aplicación del estado de Alarma, que curiosamente es anterior, estado de Alarma que si contempla las epidemias, pero no las pandemias.

Por lo tanto estamos ante un cuadro claro de ausencia de previsión o como ya hemos dicho en artículos anteriores, una situación nueva, desconocida y no contemplada en las leyes, que obliga a tomar medidas excepcionales y a revisar cara al futuro las vigentes leyes de los estados, muchas de ellas inconexas y contradictorias ante una pandemia.

Se trata de decidir qué es primero: la salud de la economía o la salud de los ciudadanos

Los partidos políticos no han dejado de hacer electoralismo y propaganda en torno a la pandemia, tratando de obtener la mayor rentabilidad posible de una situación caótica y desesperada que ha sumido a la población en un estado de angustia y confusión.

El Gobierno se ha equivocado en muchas de sus decisiones, tal vez se haya equivocado de estrategia a la hora de comunicar, pero ha usado el mecanismo legal más adecuado y efectivo para contener la pandemia, el estado de Alarma.

Pero tal como se plantea el debate en USA, la cuestión es decidir ¿qué es lo principal y qué es lo secundario? ¿qué importa más? ¿la vida de los ciudadanos o los intereses de los mercados?

Mantener el recorte temporal de libertades puede ser impopular y eso lo sabe la oposición, así que ambas partes tendrán que asumir el coste electoral de sus decisiones.

La cuestión es tomar una decisión acertada:

A: Mantener el estado de Alarma, que mueran menos cada día y se detenga la pandemia.

B: Levantar el estado de Alarma y volver a una “nueva normalidad” ya que no hay Ley que limite los derechos de los ciudadanos.

Con la Ley en la mano, así están las cosas, y todo se va a quedar en recomendaciones, la lucha contra la pandemia, será proporcional al miedo contra la pandemia.

Todas las medidas tomadas durante la duración del estado de Alarma dejan de tener vigencia y eficacia una vez desaparecido este.

  1. Así como las concretas medidas adoptadas en base a éstas, salvo las que consistiesen en sanciones firmes.

Ya lo hemos dicho después de la pandemia, habrá que revisar muchas cosas, si no estamos dispuestos a cometer los mismos errores.

Pero ya se sabe…

 

@ordosgonzalo

 

gonzalo   alvarez-lago   garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1321 noticias)
Visitas:
47
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.