Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

Origen de Covid-19: un laboratorio de virología de Wuhan

10
- +
16/04/2020 20:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La peligrosidad del virus de Wuhan sería “amplificada” por las redes 5G, sería un arma china de guerra biológica deliberadamente difundida..

Por: Aurelien Girard,  Epoch Times Francia 

gettyimages-1201953580-1-795x447-1

(STR/AFP via Getty Images)

Durante semanas, han circulado las hipótesis más diversas en Internet. La peligrosidad del virus de Wuhan sería “amplificada” por las redes 5G, sería un arma china de guerra biológica deliberadamente difundida, basada en los trabajos iniciados en el Instituto Pasteur y patentada hace 15 años… todas estas teorías sin fundamento – o simplemente fantasiosas – han impedido todo interés en la que es hoy la explicación más documentada de la aparición del virus: la falta de medidas de seguridad en los laboratorios de virología de Wuhan. 

Lamentablemente, este editorial no agradará a quienes quieren creer en una conspiración mundial, y tal vez menos para los que el virus es necesariamente un accidente genético.  Porque según los datos disponibles, la verdad sobre la aparición del coronavirus de Wuhan probablemente se encuentra en algún punto intermedio. 

Para ello, es importante en primer lugar conocer el funcionamiento de la investigación virológica, tal y como se lleva a cabo en todo el mundo: para comprender los nuevos virus y los riesgos que pueden suponer, se recogen en laboratorios especializados y se analiza y compara su genoma (su código genético, que proporciona todas sus propiedades). Así es como se puede entender su evolución, por ejemplo, se estableció el vínculo entre el Covid-19 y el SARS en 2003. Estos virus se manipulan, según su nivel de peligrosidad, en los laboratorios de seguridad BSL-3 (“P3”, adaptado para los coronavirus) o BSL-4 (“P4”, para cepas como el Ébola). 

En Wuhan, con colaboración de Francia, se construyó un laboratorio de tipo P4, a pesar de la preocupación internacional por el uso militar oculto que el régimen comunista haría de él para producir armas biológicas. Es probablemente por esta razón que los primeros rumores relacionaron a Covid-19 con actividades “secretas” del laboratorio P4. Sin embargo, hoy en día no hay pruebas que demuestren que el laboratorio P4 fue la fuente del brote. En particular, el análisis de la secuencia genética del Covid-19 no muestra ninguna manipulación que sea una prueba evidente de la creación de un arma biológica. Esto fue señalado recientemente por grupos de científicos internacionales en los periódicos The Lancet y Nature: COVID-19 es un virus que contiene esencialmente (pero no necesariamente solo) el llamado material genético natural. 

Detallemos el “no necesariamente único”: el laboratorio P4 de Wuhan, inaugurado en 2017 por el Primer Ministro francés, su Ministro de Sanidad y el Director General del Inserm, pertenece a un campus de investigación más amplio, el Instituto de Virología de Wuhan. Esto incluye un laboratorio de clase mundial que trabaja específicamente en las diferentes cepas de coronavirus. Está dirigida por el Prof. Shi Zhengli, un referente internacional en la materia, formado en la Universidad de Montpellier y cuyos trabajos se publican en las mejores revistas científicas. Es a su laboratorio donde se dirigen todas las sospechas. 

La manipulación genética de un laboratorio de Wuhan… 

El primer paso es averiguar cómo funciona un laboratorio de virología como el de Shi Zhengli. Utilizando herramientas de ingeniería (las “tijeras” moleculares del CrispR-Cas9,  por ejemplo), podemos modificar algunas de las proteínas clave de los virus para comprender sus propiedades, conocer sus trucos, cómo evolucionan y cómo podrían infectar a las células humanas; el objetivo, al conocerlo mejor, es disponer de medios más rápidos para combatirlo. En los laboratorios de virología de todo el mundo abundan estos virus modificados, “diseccionados” por los investigadores, bajo condiciones de seguridad muy estrictas para evitar el posible desastre de un virus en fuga. La diferencia en China es que hay una constante sospecha de uso militar de los descubrimientos, y un temor a las violaciones de seguridad. Porque en los últimos años se han multiplicado los ejemplos de contaminación relacionados con la reventa de animales de laboratorio, o incluso la fuga de virus o bacterias debido a la insuficiente capacitación del personal. 

Richard Ebright, profesor del Instituto de Microbiología de la prestigiosa Universidad de Rutgers, escribe en el Boletín de los Científicos Atómicos que muchos de los científicos de Wuhan trabajan con “salvaguardas mínimas” para protegerlos de la infección: “La recolección, el cultivo de virus, la infección de animales a niveles de BSL2 [baja seguridad] con un virus de este tipo crea riesgos reales de infección para el personal de laboratorio y, a partir de ahí, para el público”, dice. 

Un conjunto de elementos concordantes 

En el Washington Post del 2 de abril, un prominente editorial decía algo así: “La comunidad de inteligencia de EE.UU. no cree que la pandemia haya sido intencional”, escribe Ignatius, un editorialista conocido por sus redes con el aparato de seguridad nacional. “Pero los científicos no descartan la posibilidad de que un accidente en un laboratorio de investigación en Wuhan pueda haber liberado un mortal virus de murciélago que estudiaban allí… a menos de 300 metros del mercado de mariscos de Wuhan hay un laboratorio del CDC en Wuhan. Los investigadores del sitio y del Instituto de Virología de Wuhan han publicado artículos sobre la colección de coronavirus de toda China. ¿Se escapó alguno de ellos, o los residuos fueron arrojados en un lugar que permitió la propagación?” 

Ignatius también cita un artículo científico chino del 6 de febrero, “curiosamente suprimido”, en el que se afirma: “El coronavirus asesino probablemente proviene de un laboratorio de Wuhan. Es necesario aumentar los niveles de seguridad en estos laboratorios de alto riesgo biológico”. Los autores de este artículo han sido desde entonces completamente inaccesibles. 

Lo que podría haber sido una pista para identificar el verdadero brote de la epidemia fue omitido deliberadamente por el régimen chino, que obligó a la investigación a centrarse en el mercado de mariscos en Wuhan, y cerró el sitio del CDC y el Instituto de Virología. En el British Daily Mail, Gao Yu, un periodista chino liberado después de 76 días de prisión en Wuhan, dijo que habló con el Dr. Shi Zhengli: “Me dijo que su instituto había terminado de secuenciar el virus el 2 de enero, pero que se le había impedido liberarlo”. 

El mismo día, el director del Instituto de Virología de Wuhan, Wang Yanyi, envió un correo electrónico a todo el personal del Instituto pidiéndoles que no divulgasen ninguna información sobre la enfermedad, citando instrucciones de la Comisión Nacional de Salud de China. 

Al mismo tiempo, el personal del Instituto hablaba de un estudiante, Huang Yanling, que se enfermó repentinamente en 2019 después de trabajar con el coronavirus y cuyo perfil se eliminó rápidamente del sitio web del Instituto. 

Además de este visible deseo de impedir la divulgación de información delicada del Instituto de Virología, llaman la atención otros elementos que sugieren, con mucho, la hipótesis más probable, una propagación del virus desde el laboratorio. La primera es que se sabe que el virus “natural” del que deriva el Covid-19 ha infectado a murciélagos a más de 600 km de Wuhan, lo que sugiere que apareció muy lejos de Wuhan, y fue reportado allí por investigadores que querían estudiarlo.  La segunda son las publicaciones científicas del equipo de Shi Zhengli que muestran los esfuerzos dirigidos a modificar los coronavirus y hacerlos capaces de infectar las células humanas. El último es el sorprendentemente pequeño trozo de ADN presente en una proteína esencial del virus, que ahora le permite adherirse muy eficazmente a las células humanas: estos cuatro pequeños fragmentos están presentes en cuatro lugares estratégicos de la proteína y son extrañamente idénticos a los fragmentos del virus del VIH. Que uno de ellos esté allí por casualidad debido a las mutaciones naturales del virus es admisible. ¿Pero cuatro? Sin embargo, investigadores de la India que publicaron estos resultados a finales de enero se han retractado de su artículo para “pensarlo”. 

En conclusión, es tan improbable hoy en día asumir un origen completamente natural de este coronavirus ausente de las áreas naturales alrededor de Wuhan como pensar en una fabricación militar. Por otro lado, se ha establecido que el régimen comunista chino es activo en la prevención de cualquier hipótesis que no se ajuste al mensaje oficial. El sitio del Instituto de Virología de Wuhan está totalmente cerrado y se pide a la comunidad científica internacional que salga en busca de todos los pangolines que quiera. En cualquier caso, este último no tiende naturalmente a favorecer una hipótesis que socavaría totalmente su credibilidad y conduciría, una vez terminada la epidemia, a más controles, menos libertad y menos presupuesto para la investigación. Los investigadores del servicio secreto parecen ver las cosas de manera diferente: como informa el Daily Mail, los miembros de Cobra, el comité de expertos científicos británicos que trabajan con el servicio secreto del país, están considerando muy seriamente esta “alternativa creíble [a la teoría de un virus natural], basada en la naturaleza del virus”. Tal vez no sea una coincidencia que exista este laboratorio en Wuhan”. 

Traducción del original en francés: Lucía Aragón 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (1234 noticias)
Visitas:
24
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.