Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diegozpy escriba una noticia?

Los Vientos del Caribe

24/04/2015 23:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Posted on 24/04/201524/04/2015 por D.Fernando Ospina

-¿Volverás? ?pregunto. Sus ojos no podían abrirse más.

-Tal vez ?respondió. Se abotonaba las mangas de su camisa blanca.

-¿Puedo esperarte? ?dijo, mientras sus profundos ojos cafés, interrumpidos solo por una hebra negra de aquel cabello criollo, recorrían las manos de él, sus mangas.

-No ?respondió con voz seca. Un silencio invadió el cuartucho ruinoso y su brisa se mezcló con el aroma a olvido que despedían las sabanas sudadas.

-¡solo dame una razón! ?insistió ella. En su pupila nacía una estrella.

El sol, su luz cobriza, las nubes bicéfalas y multicolores, las islas del caribe desperdigadas por estas aguas de nostalgia, la Centroamérica limítrofe siempre a la riqueza. Toda la vida, todo el mundo, todos los vientos, eran testigos.

-Soy un hombre libre ?respondió. Su mano derecha empujaba un botón blanco en algún punto de su torso.

Él era un hombre libre. Para quienes no sepan que conlleva la libertad de este hombre, solo diré que no debe confundirse con el desarraigo. Él era libre como el ocaso lo es de extinguirse a los ojos de los antillanos, como los andes de congelar sus montañas, como el rio amazonas de llenarse de ranas.

-¿volverás? ?respondió. No podía importarle menos.

-Seguramente ?afirmo. Mirando a través del vidrio del aeropuerto.

-¿Debo esperarte? ?pregunto. Lo hizo por cortesía, en realidad no quería verle.

-No ?respondió, el bullicio de las turbinas de algún 747 aterrizando invadía la sala de aquel aeropuerto en Tobago, con él llegaba el aroma de las sabanas que recordaban un amor aliseo.

Él no la espero, Ella no lo espero. Son libres de tenerse entonces. Poseerse es más fácil cuando nada se espera del otro, y perderse es irrelevante, porque de alguna u otra forma, su perdida también te pertenece.

Eso que tuviste, estés donde estés, será tuyo hasta tu muerte.


Sobre esta noticia

Autor:
Diegozpy (88 noticias)
Fuente:
https
Visitas:
235
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.