Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Iglesia y Sánchez, entresijos por la Moncloa y el pacto de bienestar por las heladeras y cocina

19
- +
19/01/2020 08:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todos, debe unirse en una sola realidad geopolítica y evidenciar una verdad, dada por el pueblo

Aventis

 El pacto entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es legítimo. Claro. No vamos a cuestionar las reglas del juego democrático y tal. Pero resulta ciertamente inquietante. Porque la aritmética obliga a que den sus bendiciones, aunque sea absteniéndose, que es otra manera de decir que sí, ERC, PNV y hasta Bildu. La liberación de los políticos presos y la autodeterminación están en la cabeza de todos. España no se va a romper de un día para otro. En las pequeñas concesiones. Como gaditanos y andaluces, al margen de la ideología, deberían tentarse la ropa porque a la mesa se van a sentar los nacionalistas. Y no van a dejar ni las migas

Por partes. Si etiquetamos a Vox como ultra derecha, cataloguemos a Unidas Podemos como extrema izquierda. Sin dramas. Tanto Santiago Abascal como Pablo Iglesias han hecho méritos de sobra. Personalmente prefiero referirme a ambos partidos como populistas. Y añadirle a modo de apellido de derechas o de izquierdas. Por otra parte, el preacuerdo exprés entre PSOE y Unidas Podemos sabe a lasaña precocinada y ultracongelada. A cartón. Desde abril al fondo de la nevera. Con escarcha. Llevo toda la semana preguntándome y preguntándole a todo el mundo, a la familia, a los amigos, al conductor del bus, si esto era necesario. El despilfarro de fondos públicos, el tostón de la precampaña y la campaña, los debates a cinco casi de madrugada, el anecdotario de la jornada electoral, los análisis poselectorales.

Es la séptima vez que van a las urnas en cuatro años. Normal que los españoles no tengan cuerpo y hayan preferido pasar de la fiesta de la democracia y quedarse en el sofá. En cualquier caso, a lo que iba, Aún hay tiempo para dar marcha atrás o adelante, la Moncloa da para todo. Un abrazo, como un beso, es importante. Pero no definitivo. Quizá Pedro Sánchez deba reflexionar y romper el compromiso. Pero ya se dio, Porque España necesita un gran acuerdo entre PSOE y PP, con Ciudadanos también. De este modo, España podrá encarar el futuro fortalecida y sacudiéndose de una vez los fantasmas del liberalismo, con Pablo Iglesias, Santiago Abascal y los nacionalismos despertándonos cada noche con su celular espectral, que es lo de menos, y el arrastre de cadenas, que es lo demás, porque esas cadenas acabarán lastrando nuestra libertad.

Porque Latinoamérica debe castrarse de todo, desde el Derecho Romano hasta el español, toda nuestra organización territorial es hispana y las leyes vienen de los románicos. Dejar atrás el mundo imperial, es un trabajo arduoso y de dialogo entre las partes para adecentar la república.

No se trata de malbaratar, desmontar o liquidar el espíritu del 78, sino todo lo contrario: servirse de ello para abordar de una vez los consensos necesarios para llevar a cabo las reforma electoral necesaria,  redimensionar el estado de las autonomías, tenemos en cada Estado una legislación que desconocemos, garantizar las pensiones, pero, respetando las normativas del Seguro Social, ( IVSS), cuyas leyes han sido violentadas y nos robaron mensualidades o cuotas para dárselas a otros que jamás han laborado por el plan Tiuna, poner freno a la despoblación en algunas localidades dándoles servicios básicos y hospitalarios, establecer una política migratoria coherente y ordenada, rubricar un pacto de Estado educativo y adecuar la legislación laboral a la demanda y a los retos del futuro, como la robotización. Imaginemos una legislatura corta pero fructuosa. En los últimos cuatro años hemos tenido legislaturas cortas y estériles.  Ningún gobernador a nivel militar no ha hecho nada, solo a beneficios de ellos. Sería, además, un chute de autoestima más perdurable y trascendente que los desahogos puntuales que nos dan la raqueta de Nadal o los chicos de Somos Venezuela, que descalabro social, tenemos.

Hacia donde iremos, ante tanta incertidumbre económica, el Petro no es la solución

La simplificación del mensaje político no tiene límites. Basta con revisar el WhatsApp.

Habré recibido montajes fotográficos chistosos, vídeos descacharrantes (de no más de un minuto) con candidatos haciendo monerías, con perritos o perreando, o alguno con los cientos de asistentes a un mitin cantando a coro con cierto aire marcial, y cosas por el estilo. Pero, nunca un informe porque no pasamos de mil trecientos personas de votos en el padrón electoral y el Consejo Comunal atiende a una aproximado de cinco mil seiscientos ( 5600) ciudadanos(as), además de los jefes de calle de 95, tenemos setenta y cinco, 75, que son de la oposición es decir de la unidad Psuv- Oposición que son los mismos desde 1961, cuando empezó Rómulo Betancourt a direccionar al país junto a la democracia cristiana.

Esto, es la realidad plena, es desconcertante. Los jefes de calle, no hacen trabajo de proselitismo político, sino de recibir cajas de CLAPS y entregarlas, la cual vienen cada cuatro meses con ocho a doce productos nada más, violentando la voz y mandato del presidente Nicolás Maduro Moros que hace meses, indicó que cada caja llevase un paquete de café y, el mismo es llevado a Colombia por quienes custodian los alimentos en Venezuela.

Bueno, regreso.

No es un fenómeno nuevo. Demagogia hunde sus raíces en la Grecia clásica. Pero los sucesores de Pericles no gastaban smartphone, armas de persuasión masiva. Internet, las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea han transformado definitivamente los hábitos de consumo de información y entretenimiento y han multiplicado el caudal de contenidos. Tanto tráfico, tanto ruido, obliga a buscar fórmulas para atraer la atención. Se impone el humor de trazo grueso, la emotividad lacrimógena, lo simple y lo polémico, sobre todo. Un montón de gente que ha estudiado mucho y que gana una pasta por su trabajo trabaja en la fabricación de contenido tendencioso, no necesariamente falso, que pone en circulación por las ciberautopistas desde su móvil. Ese montón de gente, bien educada y bien pagada, conoce a la perfección las debilidades del ser humano. Y no todos son rusos, llevan gabardinas de anchísimas solapas y pitillo atravesado en la comisura. Gente que tiene gato, come cinco piezas de fruta al día o dedica la tarde del domingo para tragarse cinco o seis capítulos seguidos de La Casa de Papel. Quienes se dedican a esto de la manipulación profesionalmente se aprovechan de que el acceso ilimitado a información y la incapacidad para discernir su veracidad (por limitaciones del consumidor, por las características del medio o por todo a la vez) facilitan la distribución de mensajes falsos o interesados, de manera que generan un estado de opinión favorable para sus intereses.

* Escrito por Emiro Vera Suárez, Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1356 noticias)
Visitas:
138
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.