Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Domingo Delgado escriba una noticia?

El Golpe De Efecto De Pedro SÁnchez En La FederaciÓn Socialista MadrileÑa

14/02/2015 14:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

El secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, ha tomado estos días una arriesgada decisión con la destitución de la ejecutiva socialista madrileña, y especialmente con Pedro Sánchez, barón socialista madrileño, que le ha plantado cara a su jefe de filas en el socialismo español, resistiéndose a marcharse y promoviendo la protesta de su militancia próxima, generando unos días de especial tensión claramente inconvenientes a pocos meses de los procesos electorales en marcha. La decisión de desalojar "manu militari" a la cúpula socialista madrileña, por parte de la ejecutiva federal socialista, no sólo ha sido arriesgada ?porque genera indeseables fracturas internas, que necesariamente pasan su factura-, sino que ha sido un audaz golpe de autoridad en un partido algo desnortado, por el fracaso político de Zapatero ?que desvirtuó políticamente la propia identidad socialista, con envoltorio de "progresismo" y erró claramente en su política económica connivente con los poderes fácticos de las finanzas hispanas-, junto a lo cual cabría evidenciar la caída en picado electoral de la etapa de Rubalcaba, incapaz de articular un mensaje de izquierda moderada claro y contundente con que dar respuesta a las demandas sociales, económicas y políticas de la calle en plena crisis económica, que ni él ni Zapatero llegaron a atisbar. Por consiguiente, ante los malos resultados electorales, la dispersión del tradicional nicho de votos socialistas y la falta de claro rumbo del PSOE, la llegada de Pedro Sánchez al timón de este histórico e importante partido había sido recibida como un tránsito más en ese deambular errático en unos tiempos convulsos y de demanda de cambios por parte de la sociedad, de la que se han hecho eco algunas nuevas formaciones que están llevándose tan considerable nicho de votantes a posiciones más radicales de izquierda de las que esos mismos sectores de votantes han venido a representar, pero el desengaño, la desafección y el cabreo con una clase política autista, ensimismada en sus propios intereses, les ha arrojado progresivamente a los brazos de planteamientos revolucionarios de proyectos constituyentes de incierto resultado. En esta situación, o Pedro Sánchez se hacía con la autoridad y el respeto de los suyos, o difícilmente podría recabar el respeto político ajeno, y eso pasaba por planteamientos concisos y tajantes de ruptura con la condescendencia anterior con tramas o facciones de luchas de poder, de corruptelas, y de ambigüedades ideológico-políticas, para posicionarse claramente en defensa de los intereses generales, del Estado Social (Estado del Bienestar), de su apuesta por lo público, por la independencia de los poderes fácticos (especialmente los económicos, medios de comunicación y demás grupos de presión), por la defensa decidida de la solidaridad social, de la unidad del Estado ?sin que necesariamente sea la de "Estado unitario", como ha hecho con su clara apuesta por el "Estado Federal" para dar salida al problema territorial -, etc., etc. Así Sánchez ha ido ganando terreno poco a poco, con elegancia y firmeza, clarificando su discurso y su acción política, en lo que es digno de prestarle atención ?aunque sigue sin tenerlo fácil-, conectando poco a poco con la calle ?en medio de la indignación y la agitación-, mostrándose cercano con el ciudadano. Pero al propio tiempo, ha mostrado ser consciente de los "lastres internos" que debe eliminar, como ha sido el caso de la Federación Socialista Madrileña con el exiguo liderazgo de Tomás Gómez, quien llevaba varias elecciones perdidas, con problemas en algunos de los ayuntamientos madrileños de gobierno socialista no bien asumidos y resueltos, al que la gestión al frente del Ayuntamiento de Parla le persigue, al parecer por una supuesta quiebra económica, resultado de lo que cada vez más aparenta una nefasta gestión económica de Gómez como regidor de ese ayuntamiento. Amen que las encuestas seguían reportando un nuevo "revolcón electoral" en un terreno políticamente tan sensible como la Comunidad de Madrid, pese a los problemas del PP madrileño y de su gestión pública. Por tanto, la decisión de Sánchez destituyendo a Gómez (que se ha mostrado poco realista y un tanto indisciplinado con su propia organización) ha sido muy audaz y valiente. ¡Aunque las "dagas" se mantienen a la expectativa!, y le pasarán a Sánchez factura, si finalmente no logra los réditos electorales pretendidos. Pero parece claro que tanto Sánchez, como sus asesores, tenían claro que este tenía que dar un golpe de efecto, audaz, de autoridad, apostando por un nuevo rumbo y nuevos equipos. En el "ser o no ser" de su propia entidad política ha tenido que jugársela, pues de lo contrario, en caso de pérdida el fracaso de otros sería atribuido al propio Sánchez por sus compañeros rivales, en tanto que si le sale bien la jugada, la autoría nadie se la puede escatimar y con ello un importante triunfo político y personal. ¡Las espadas están en alto...!. Al propio tiempo, se empieza a mostrar con autoridad entre los suyos ?aunque ya venía haciéndolo, forzando ceses de algunos ante la sombra de la duda de poco ejemplaridad-, pero el paso dado apunta a que consciente de que se la juega sí o sí, decide tomar las riendas y poner orden y concierto. Lo cual le empieza a avalar como un líder incipiente, que aún necesita un tiempo ?que posiblemente no tenga-, para demostrar que puede recomponer la socialdemocracia española, que quizá sea el máximo asumible de izquierda en la UE, en la que estamos y de la que no debemos salir, pues con sus sombras aporta más luz y estabilidad a nuestra sociedad que si vagáramos fuera del concierto europeo. Ahora lo que le falta a Sánchez sería abordar con diplomacia el problema andaluz, pero para ello ha de esperar a la evolución político-electoral de la autonomía andaluza, que acaso dimensione con mayor humildad a su actual presidenta, la socialista Susana Díaz, que probablemente esté políticamente hipervalorada, pues no tiene seguro mantener el "granero de votos socialista" en Andalucía, además que hay que aportar algo más que rédito electoral para presentarse como líder de un proyecto político. En fin, todo un abanico abierto de posibilidades que se irán despejando a lo largo de este, año electoral por antonomasia.


Sobre esta noticia

Autor:
Domingo Delgado (215 noticias)
Visitas:
2107
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.