Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dante Bobadilla Ramírez escriba una noticia?

La ética progresista y la miseria de las naciones en una historieta

23/07/2013 11:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Para entender la ética progresista y el origen de la miseria de nuestras naciones apelaremos a una sencilla historia que tal vez muchos hayan vivido. Esto les facilitará entender algunas cosas que ocurren en nuestro país, y en otros cercanos donde la política es manejada por el progresismo o, al menos, guiada por un pensamiento progresista. Cuando los líos comprometen a países enteros parece que el problema fuera un asunto muy complicado de entender, pero no lo es. Se trata de los mismos problemas de siempre solo que magnificados. Así que vamos a reducir todo el asunto a un tema cotidiano de las personas y terminaremos entendiendo el problema de las naciones.

Supongamos que usted tiene un amigo progresista. Uno de esos que admira la miserable isla de Cuba y su mediocentenaria dictadura comunista. Desde luego es un progresista que apoya también a Venezuela y su neosocialismo perpetuado en el poder hasta el 2021. Es un típico progresista que se tatúa al Che y coloca la imagen de Hugo Chávez en su portal de Facebook, un antimperialista que a la hora de tomar vacaciones familiares enrumba a Orlando o Las Vegas, algo así como Maradona quien detesta el capitalismo pero que no concede entrevista si antes no le pagan 50 mil dólares.

Bueno, usted decide prestarle mil soles a su amigo progresista y él le firma un pagaré, o sea, un papel que es una promesa de pago a un año. Cumplido el plazo del préstamo su amigo progresista no cumple con pagarle. Peor aun, dado que se maneja un verso formidable, lo convence de prestarle más dinero y refinanciar toda la deuda con un nuevo plazo de un año. Desde luego que le firma más papeles donde reconoce la deuda y promete pagar. Solo para simplificar, llamaremos "bonos" a estos papeles firmados que contienen una promesa de pago a futuro. Pasa un nuevo año y usted trata de cobrarle la deuda, pero su amigo progresista no le da ni la cara o alega que anda en muy mala situación. Algo que no es de extrañar porque lo que su amigo progresista hace con el dinero es llevar una gran vida sin ningún tipo de preocupación por el futuro.

Entonces a usted, que es una persona inteligente y además está urgida de dinero, se le ocurre ir al banco a negociar sus bonos. Después de todo se trata de un título-valor en lenguaje financiero y es perfectamente negociable en el mercado. El banco puede hacer dos cosas: puede prestarle dinero tomando en garantía sus bonos o puede comprárselos. En cualquier caso, el banco le dará mucho menos dinero ya que los papeles que su amigo progresista le firmó no serán fáciles de cobrar, y hasta existe el riesgo de perder ese dinero. Pero lo importante es que usted recupera algo de su dinero y puede seguir produciendo más. Es decir, se capitaliza para seguir trabajando.

El trato es justo porque usted recibe dinero fresco en efectivo y el banco asume el riesgo. Pasan los años y su amigo progresista no cumple con pagar su deuda. Más aun, ha seguido pidiendo prestado a otros para mantener su estilo dispendioso de vida. Si usted recibió un préstamo del banco a cuenta de los papeles, usted tiene que pagarle al banco y además cobrarle a su amigo progresista. O sea, tiene doble problema. Si el banco se hizo del pagaré confiando en sus mecanismos de cobranza, el problema será del banco. En la vida real se dan de los dos casos. Veamos lo que pasa en cada uno.

Al cabo de cinco años, para cobrarle la deuda a su amigo progresista, usted decide con plena justicia actualizar el valor de sus papeles de acuerdo a la inflación, pero también añadirle intereses y además costos porque movilizarse para cobrarle no sale gratis. Entonces digamos para simplificar que ya no le cobra los 2000 soles de ambos préstamos sino que los actualiza a tres mil. Pero su amigo progresista que tampoco es tonto sino muy vivo, ha averiguado que usted negoció sus papeles con el banco y que este lo tiene calificado a la cuarta parte de su valor, o sea a 500 soles. ¿Por qué? Ocurre que aunque el papel que le firmó su amigo progresista diga 2000, su valor "real" es menor porque las posibilidades de cobrarlo son remotas. Esto es lo que se llama "depreciación". El pagaré que su amigo progresista le firmó se ha depreciado, aunque la deuda nominal haya crecido por los gastos e intereses.

Entonces su amigo progresista le dice que no puede pagarle lo que usted le está cobrando porque los papeles de su deuda están siendo rematados en en el banco a la cuarta parte de su valor original, y por tanto eso es lo que él le propone pagarle. ¡Qué le parece! Una situación probable es que su amigo progresista se vaya al banco a comprar los papeles de su deuda al valor depreciado y luego le diga a usted que ya cumplió con cancelar la deuda. Claro que usted habrá perdido el 75% de su dinero y aun más. Pero esta es una de las facetas más típicas de la moral progresista. De acuerdo a la ética progresista ellos ya han cumplido y no queda más nada que hacer. Esto fue exactamente lo que hizo Nestor Kirchner.

Pero en la mayoría de los casos su amigo progresista no tendrá deseos de cancelar su deuda depreciada ni en el banco, y seguirá dándole vueltas a usted con más verso. Utilizará el valor depreciado de sus papeles en el banco como argumento para negarse a pagarle a usted el valor que le está cobrando. Al cabo de 5 años de deuda su amigo progresista le dirá que "técnicamente" la deuda es mucho menor, que los intereses y gastos que pretende cobrarle son abusivos y, apelando a la dialéctica y la retórica progresista que domina muy bien, él terminará siendo la víctima y usted, un abusivo y sucio capitalista sin sentimientos. Pero esa es solo una parte de la ética progresista. Como usted espera recibir un pago de 3 mil, que es lo que ahora representa la deuda, entonces usted decide acudir a la justicia. ¡Craso error!

Ante la justicia, su amigo progresista, que es un experto en retórica, lo presentará como un capitalista usurero que quiere aprovecharse de él cargándole intereses abusivos. Lo vinculará a los bancos de quienes dirá que son agentes del Gran Capital y de los poderes fácticos, instrumentos de las clases dominantes y de las transnacionales que buscan llevarse el dinero de los pobres, los llamará agiotistas y especuladores que pretenden cobrar una deuda por la que pagaron una miseria. En las calles aparecerán grupos de progresistas haciendo ruido para denunciar el abuso de la banca y del Gran Capital contra un pobre ciudadano. El juicio tardará años y cuando usted esté acabado, el veredicto será que usted tiene el derecho a cobrar pero que debe arreglar con su amigo el progresista la forma de pago. Y usted volverá a empezar un nuevo calvario.

En otro escenario, podría suceder que su amigo el progresista lo llame un día para reunirse a negociar el pago de su deuda. Usted se alegrará pensando que al fin podrá recuperar su dinero, pero cuando acude a la cita encuentra una multitud de personas con papeles en la mano. Allí es cuando usted se entera de que todos ellos tienen papeles firmados por su amigo el progresista y que, al igual que usted, esperan negociar con él para recuperar su dinero. Durante la reunión, el progresista les anuncia su buena intención de pagarles a todos la deuda que les reconoce. Pero les hace una oferta muy curiosa: aquellos que estén interesados en cobrar hoy mismo su deuda, podrán hacerlo pero reduciendo la deuda a la mitad. Es decir, usted debe resignarse a perder el 50% de su dinero. De lo contrario, pueden sumar todos los intereses que quieran a la deuda original y se les firmará nuevos papeles con nuevos plazos. A esto le llaman refinanciar la deuda.

Frente a esta insólita propuesta, alguna gente desesperada e impaciente decide aceptar, perdiendo la mitad de su dinero. Han preferido recuperar algo y olvidarse del problema antes de no ver nada y seguir con el lío a cuestas. Otros, en cambio, deciden que irán a juicio para demandar su deuda completa más intereses y gastos, como corresponde. Algunos de estos no son los que hicieron los préstamos originales al progresista sino instituciones financieras que adquirieron esos papeles de los prestamistas, a quienes les compraron o les adelantaron parte de su dinero a cambio de esos papeles. En realidad así es como funciona el mundo. El dinero circulante, por ejemplo, no es más que papel en el que uno confía que mañana servirá para comprar algo. Pero si mañana puedo comprar con un billete de cien la mitad de lo que podía comprar hoy, quiere decir que alguien nos está robando. Ese alguien es el gobierno. Pero sigamos mejor con la historia del amigo progresista.

Quienes no aceptaron la indignante propuesta del amigo progresista de cobrar solo la mitad de la deuda, acuden al juez porque aspiran a que se haga justicia recuperando el pago completo de su deuda, más todos los intereses y gastos que corresponde. En esta ocasión resulta que el progresista se hace nuevamente la víctima de perversos especuladores. También hay una manifestación de progresistas en la calle que insulta a los prestamistas o tenedores de los bonos o papeles de la deuda impaga, que ahora son llamados "fondos buitres". Y los que pretenden cobrarlos son rebajados a la categoría de piratas. El mitin progresista callejero apela esta vez a la dignidad de los pueblos y a los derechos humanos en defensa del progresista que se niega a pagar sus obligaciones. Además arremete contra los jueces que se atreven a ordenar ejecutorias de cobranza, los difama e injuria a los tenedores de bonos de deuda, sin reparar que muchos son jubilados que emplearon sus fondos de jubilación para invertir en esos papeles.

Más sobre

image En 1969 el general Juán Velasco Alvarado expropió

miles de haciendas sin efectuar pago alguno a sus dueños.

Hasta el día de hoy esa deuda sigue sin pagarse, lo que

hace al Estado peruano el mayor ladrón de la historia. En otra figura más cercana a nuestra realidad actual, el progresista ni siquiera le pidió a usted un préstamo sino que simplemente se metió a su casa para robarle descaradamente. Un día, abusando de su confianza, su amigo progresista se introdujo a su casa y le sustrajo todo lo que usted tenía. Para colmo, se quedó con la casa. Cuando usted se dio cuenta y le reclamó, su amigo progresista admitió su falta pero en lugar de devolverle lo robado, adujo que había repartido esos bienes entre los más pobres, y que él se haría responsable de compensarlo en el futuro. A cambio de todos sus bienes robados le firmó papeles o bonos, que es todo lo que usted pudo conseguir, ya que la policía y la justicia se pusieron del lado del progresista. Esto puede parecerle totalmente increíble, pero son solo algunas de las cosas más comunes que suelen ocurrir en un país cuando un progresista asume el poder.

En este caso la historia de la deuda transcurre igual. Pasan los años sin que usted pueda cobrar un solo centavo. También resulta que usted no es el único afectado sino que hay una multitud de personas que han sido asaltadas por el mismo progresista con el mismo cuento de repartir los bienes entre los más pobres para hacer una sociedad más justa. Este es el sentido de justicia y de ética en el progresismo. Pero resulta que los pobres, al cabo de varios años, siguieron siendo pobres. No solo eso sino que usted mismo y todos los demás afectados por la repartija progresista se sumaron a la gran masa de empobrecidos que había crecido. La consecuencia final del acto de justicia social progresista fue que la pobreza se extendió, pero además quedaron unas cuentas pendientes que el progresista ladrón trató de eludir durante décadas.

Muchos años después, un día todos los afectados por el robo progresista se juntaron y decidieron acudir a la justicia. Otro craso error. Al cabo de tanto tiempo muchas cosas habían ocurrido con los afectados y con los bonos. Algunos habían negociado sus bonos, otros los mantenían y otros simplemente murieron esperando que el progresismo les cancele. De hecho algunos afectados tuvieron suerte de negociar sus papeles con el banco y al menos recibieron parte de su dinero, el que pudieron aprovechar antes de morir, a cambio de que el banco se hiciera cargo de un muerto muy pesado.

Cuando al fin la justicia ordenó, como no podía ser de otra forma, que el progresista ladrón y deudor pague la deuda ajustando su valor de acuerdo al tiempo transcurrido, nuevamente apareció una masa de progresistas para defender al ladrón aduciendo que se le iba a pagar a "especuladores". En buena cuenta, lo que pretenden todos estos progresistas es que la deuda se dé por olvidada como si nunca hubiera pasado nada. Esta es otra muestra de la grandiosa ética progresista que hoy vemos en el Perú.

¿Cuál es el argumento de la progresía para apañar el robo progresista? Que los bancos no son los que recibieron el papel original. Que ellos son especuladores que obtuvieron el papel a sus propietarios a un precio menor y que hoy pretenden cobrar el monto real actualizado. ¿Es esto cierto? De hecho es una gran mentira. Un embuste del progresismo para no pagar. Una muy recurrida estrategia del progresismo es desprestigiar a los bancos, al sistema financiero y al capitalismo en general, culpándolos de todos los males. Según su lógica, las crisis no ocurren porque hay progresistas que se prestan y no pagan, sino porque hay bancos que prestan con la intención de enriquecerse. Esto forma parte de la ética progresista y de su estilo de supervivencia. El progresismo vive la fantasía de ser defensores del pueblo contra la voracidad del Gran Capital. Han repetido tanto esta historia que muchos en realidad lo creen. Por tanto, viven en un mundo irreal, definido únicamente por la retórica.

Los bancos tienen un papel muy importante en la economía de los países y son los que permiten la creación de la riqueza. Reciben dinero del público y tienen el deber de respaldarlo con inversiones que puedan rendir intereses para los ahorristas. Sirven además como palanca del desarrollo al financiar proyectos. Y todo esto funciona en base al crédito, es decir, a la confianza o credibilidad en que todos cumplirán su palabra. Cuando alguien falla en esta delicada arquitectura social y financiera, todo el sistema puede colapsar. Por desgracias quienes suelen estancar esta cadena de progreso son los progresistas, porque hacen uso de él no para el progreso sino para el dispendio. En realidad deberían llamarse derrochistas, pero la retórica progresista es invencible. Ellos llaman a las cosas como más les conviene dentro de su fantasía. Aunque ellos detestan el sistema financiero internacional son quienes más se aprovechan de él, pero en lugar de progresar solo acumulan deudas. Cuando finalmente sus deudas son gigantescas y ya nadie les quiere prestar sino que todos les cobran, entonces apelan al desprestigio de los bancos y hacen lo posible para colapsar al sistema financiero. Algo que muchas veces logran.

Lo que el progresismo pretende ocultar es la verdadera naturaleza del mercado de capitales y valores, así como la verdadera función de la banca, aunque también podemos admitir que muchos progresista nunca han entendido cómo funciona el delicado mundo financiero. Esto es porque solo les preocupa la pobreza y nunca han entendido como es que se genera la riqueza. El progresismo solo maneja una teoría de la pobreza en la cual creen firmemente, y según la cual los ricos son los culpables de la pobreza, y por tanto combaten a los ricos y a sus instrumentos financieros. Pero todo lo que hacen los bancos es mover la plata de la sociedad. Por un lado captan dinero del público que solo quiere ahorrar y, por otro, proporcionan el dinero con que los emprendedores generarán empleo y riqueza. Al final todos ganan. Y claro que no ganan todos igual. Eso sería un absurdo. Depende de sus esfuerzos y capacidades. Pero no hay absurdo que sea imposible para una mente progresista. Ellos critican el sistema precisamente porque la riqueza no se distribuye igual y creen que ese es el problema que lo descalifica. Lamentablemente el progresismo no ha podido inventar otro sistema que funcione mejor.

Los países manejados por progresistas suelen recibir mucho dinero del sistema financiero pero lo malgastan en farras fiscales. Incrementan la burocracia y regalan dinero al pueblo de muchas formas, además de la inmensa corrupción que esa clase de políticas significa. ¿Qué ocurre el día en que estos países progresistas que firmaron papeles a cambio de dinero deciden no cumplir el pago de su deuda simplemente porque ya no pueden seguir pagando y porque ya nadie les quiere seguir prestando? Si el país es pequeño, como lo fue el Perú cuando Alan García se negó a pagar la deuda en los años 80, simplemente el país se queda bloqueado y sin créditos y entra en crisis y recesión, como le ocurrió al Perú gracias a la proeza antimperialista de Alan García. Pero si el país tiene una deuda suficientemente grande, como la de algunos países europeos, lo que puede ocurrir es una gran crisis financiera internacional debido a que el flujo del capitales se ha detenido. Lo que suele ocurrir es que los países progresistas se convierten en un enorme agujero negro que devora dinero del mundo y no lo devuelve. Es decir, mientras unos crean riqueza y pueden prestar, otros se prestan para vivir bien a costa del futuro.

Esta clase de crisis surge porque los países progresistas se endeudan y usan ese dinero para regalarlo a los pobres y aparentar bonanza dando servicios públicos gratuitos o creando ministerios rimbonbantes para los aspectos más cursis de su realidad como la interculturalidad. Política que al final los vuelve más pobres, ya que nunca se preocupan por fortalecer a la sociedad, sus empresas y bancos sino que los debilitan haciéndolos cada vez más dependientes del gobierno. La pobreza no se resuelve regalando dinero ni aumentando la burocracia ni haciendo más leyes, sino permitiendo que la gente trabaje más por su propia cuenta y eliminando las trabas que las empresas tienen para generar empleo, riqueza y para seguir creciendo.

Sin embargo, los progresistas viven convencidos de que eso significa generar desigualdad e injusticia. En su mundo de ficción y de prejuicios, las empresas son entes de explotación y especulación. Bajo esta óptica resulta que los sectores más dinámicos y productivos de la sociedad son estigmatizados y atacados por la progresía. Procuran limitar el accionar de las empresas aumentando los controles, y creando tramites para licencias diversas que entorpecen el funcionamiento de la economía. El progresista en el poder se limita a disfrutar de la popularidad que le proporciona el reparto de dinero y del montaje de una falsa bonanza social con dinero prestado.

Naturalmente que cuando las políticas progresistas del dispendio burocrático y del asistencialismo social fracasan (porque siempre fracasan) originando una gran deuda pública, déficit fiscal, inflación y falta de divisas, es la hora de echarle la culpa de todo al capitalismo depredador, a los bancos especuladores y al imperialismo yanqui. Esta es una historia trillada y conocida que seguirá repitiéndose mientras no seamos capaces de anticiparnos y contarla en las escuelas a los niños antes de que estos caigan en el embuste del progresismo. Esta es la primera tarea de la educación para un futuro mejor.


Sobre esta noticia

Autor:
Dante Bobadilla Ramírez (47 noticias)
Fuente:
liberalismoperuano.blogspot.com
Visitas:
301
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.