Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La estafa de la redistribución de la riqueza que es la «inflación»

07/01/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEn todo el mundo se dice que los bancos centrales persiguen la «estabilidad de los precios» asegurándose de que los precios de los bienes de consumo no aumenten más de un 2 por ciento anual. Esto es, por supuesto, una gran farsa. Si los precios de los bienes aumentan con el tiempo, no hace falta tanto para comprender que los precios no se mantienen estables. Y si los precios de los bienes aumentan con el tiempo, significa necesariamente que el poder adquisitivo de la unidad monetaria disminuye.

A medida que el dinero pierde su poder adquisitivo, los ingresos y la riqueza se redistribuyen sigilosamente. Algunos individuos y grupos de personas se enriquecen a expensas de otros. Los ahorradores y los trabajadores son estafados de sus merecidos ingresos y beneficios de jubilación, mientras que aquellos que poseen bienes que aumentan de valor o que piden dinero prestado típicamente cosechan una ganancia inesperada. Es evidente que la industria bancaria es una de las principales beneficiarias de la degradación monetaria.

«La inflación» es un aumento en la cantidad de dinero

Los bancos centrales son la fuente misma del fenómeno de que todos los precios de los bienes tienden a aumentar con el tiempo. Mantienen el monopolio de la producción de dinero y aumentan ? en estrecha colaboración con los bancos comerciales ? la cantidad de dinero pendiente a través de la expansión del crédito, un aumento de la oferta de crédito que no está respaldado por ahorros reales. No hace falta decir que es bastante rentable estar activo en el negocio de la producción de dinero.

El aumento de la cantidad de dinero resulta, y necesariamente, en precios más altos en comparación con una situación en la que la cantidad de dinero no se ha incrementado. No se trata de una afirmación arbitraria, sino que se deriva de un razonamiento lógico: un aumento de la tenencia de dinero de las personas disminuye la utilidad marginal de la unidad monetaria adicional, lo que significa que aumenta la utilidad marginal de otros bienes que pueden intercambiarse por dinero.

Considere el caso en el que la cantidad de dinero en manos de los agentes del mercado aumenta. Las personas intercambiarán entonces los saldos monetarios (que, desde el punto de vista del poseedor del dinero, han perdido su utilidad marginal) contra otros artículos vendibles (que han aumentado su utilidad marginal). A medida que las personas intercambian unidades monetarias por otros bienes, los precios del dinero suben (en comparación con una situación en la que la cantidad de dinero no ha aumentado).

La explicación de la corriente principal y sus problemas

Por supuesto, en la vida real hay factores adicionales (como, por ejemplo, los cambios en la demanda, la introducción de nuevos productos en el mercado, etc.) que interfieren en la relación entre el aumento de la cantidad de dinero y el incremento de los precios de los bienes. Sin embargo, esto no refuta en absoluto la idea económica de que un aumento de la cantidad de dinero en la economía conduce a que los precios de los bienes sean más altos que si no se aumenta la cantidad de dinero.

El aumento de la cantidad de dinero es lo que merece ser llamado inflación; el aumento de los precios es sólo un posible síntoma de un aumento de la cantidad de dinero. Sin embargo, los principales economistas suelen definir la inflación como el aumento de los precios de los bienes de consumo. Sin embargo, esto es problemático por al menos dos razones. En primer lugar, al equiparar la inflación con el aumento de los precios, se oculta la verdadera razón del aumento de los precios, a saber, el incremento de la cantidad de dinero.

Esto, a su vez, da lugar a explicaciones arbitrarias de por qué los precios de los bienes pueden subir: jeques que obligan a subir los precios del petróleo, sindicatos que hacen que los salarios suban, una economía general boyante que crea escasez en los factores de producción, y así sucesivamente. Todas estas pseudo-explicaciones se desvían del verdadero culpable ? el banco central, en cooperación con los bancos comerciales, que emite dinero nuevo, de modo que la gente ya no entiende quién, de hecho, los perjudica.

Inflación del precio de los activos

En segundo lugar, los cambios en los precios de los bienes de consumo no nos cuentan toda la historia, ya que no tienen en cuenta los precios de los activos como, por ejemplo, los precios de las acciones, los precios de la vivienda y los precios de la tierra. Sin embargo, se puede esperar que el dinero recién inyectado no sólo impulse al alza los precios de los bienes de consumo, sino también los precios de los activos. Y al igual que el aumento de los precios al consumidor, el aumento de los precios de los activos disminuye el poder adquisitivo del dinero.

En otras palabras: la inflación del precio de los activos destruye el poder adquisitivo del dinero de la misma manera que la inflación de los precios de los bienes de consumo. Tomemos, por ejemplo, los precios de la bolsa de valores. Si los precios suben de, digamos, 100 a 200 dólares, el poder adquisitivo de la unidad monetaria bajaría en un 50 por ciento. El propietario de las acciones se hace más rico, mientras que el poseedor de los dólares se hace más pobre. De hecho, esto es precisamente lo que ha estado sucediendo en las últimas décadas.

imageA modo de ilustración, echemos un vistazo a la tabla anterior. Muestra la evolución de la cantidad de dinero, del PIB nominal y de las cotizaciones bursátiles en Estados Unidos desde 1996 hasta el otoño de 2019. En el período examinado, el PIB nominal de los Estados Unidos aumentó en promedio un 4, 3 por ciento anual. La cantidad de dinero aumentó en un 6, 1 por ciento, mientras que los precios de las acciones se expandieron en un 8, 1 por ciento. Para el observador atento, estos números contienen un mensaje importante.

El aumento de la oferta monetaria no sólo eleva los precios de los bienes de consumo, sino que también tiende a elevar todos los precios. Por ejemplo, en el período examinado, en promedio, el PIB real de los EE.UU. aumentó alrededor del 1, 9 por ciento anual, mientras que los precios de los bienes y servicios que se incluyen en el PIB de los EE.UU. aumentaron en un 2, 4 por ciento. El «exceso de dinero» restante obviamente empujó al alza los precios de las acciones y de otros activos como, por ejemplo, los precios de la vivienda.

No pongas tu confianza en el dinero (fiat) de hoy

Las lecciones que hay que aprender son las siguientes: piense siempre en la inflación como un aumento de la cantidad de dinero. Tenga en cuenta que los bancos centrales y los bancos comerciales proporcionan una clase de dinero que no mantiene su poder adquisitivo ? que la mayoría de las personas sufren pérdidas cuando lo mantienen con el propósito de almacenar riqueza. Es mejor no confiar en el dinero de hoy en día y mantener los saldos de las transacciones tan pequeños como sea posible. No te dejes engañar por la farsa de la inflación.

Las ideas expuestas anteriormente deberían animarnos a todos a unirnos al llamamiento por un dinero mejor y más sólido, un dinero que esté a la altura de los más altos estándares económicos y éticos. Esto puede lograrse simplemente creando un mercado libre de dinero, donde la gente sea libre de elegir el tipo de dinero que le gustaría usar, y donde los espíritus empresariales sean libres de hacer a sus compañeros ofertas de dinero sólido.

Un mercado libre del dinero ?que equivaldría a poner fin a los monopolios de producción de dinero de los bancos centrales? es en realidad fácil de establecer. Simplemente despoje a la moneda oficial de su privilegiado estatus de «moneda de curso legal» y elimine todas las ganancias de capital e impuestos de venta en todos los medios que tienen una excelente oportunidad de competir por convertirse en moneda ? más notablemente el oro y la plata, pero potencialmente también las unidades criptográficas.

Un mercado libre de dinero haría maravillas. Muchos de los males que acechan a nuestro mundo hoy en día ?ya sea la inflación crónica de los precios, las crisis financieras y económicas, los ciclos de auge y caída, e incluso los gobiernos con exceso de financiación y las guerras agresivas? se reducirían en gran medida. Uno de los mayores retos de nuestro tiempo es reformar nuestro dinero. La solución es abrir el mercado del dinero.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2012 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
624
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.