Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galia Pérez Ntt Radio escriba una noticia?

ESPACIO LETRAS: Una renuncia triste por ausente

0
25/06/2020 01:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Presidente de Panamá hace cambio parcial de gabinete que incluye una ministra que días atrás estelarizó un acto incongruente con sus competencias

No es fácil liderar la lucha contra una enfermedad desconocida en un país en que la práctica desdice las garantías constitucionales y el derecho humano  convirtiendo en subasta al mejor postor, la salud.  Por ello, en primera instancia, ciudadanas y ciudadanos tratamos de colaborar respetuosamente con las autoridades sanitarias siendo tolerantes con la frecuente multiplicación por la matriz inversa de las informaciones que nos hacían llegar para luego desdecirse de ellas.

Así, en este mismo espacio, solidarizándonos con los investigadores, equipos técnicos y médicos redactamos el artículo: Indicadores, ¿Qué indican?, observando que una de las principales falencias de nuestras autoridades es su pésima comunicación organizacional. Con frecuencia haciendo uso de arrogancia algún geniecillo educado, pero con poca cultura y empatía trataba de ignorante a quienes hacían preguntas sobre medidas adoptadas en otras latitudes y de haber respuesta era tendiente a ridiculizar la postura que no es habitual en el lado del mundo que estudió.

Escuchamos hasta el cansancio la fábula del: "Quédate en Casa" que podía hacer creer a los más ilusos e ilusas que entrando a esa lámpara mágica podríamos hacer magia y, como en útero un gestante, alimentarnos y suplir el resto de necesidades básicas con solo desearlo. Se prometió a los sectores más vulnerables ayuda que por incompetencia logística o corrupción se dilata o desaparece, afloró el secreto a voces de un país que como padre orgulloso presenta su belleza natural y gente alegre, pero mantiene sepultado vivo su otro engendro: ⁰la desigualdad social  que se refleja en  los dos mensajes para contener la pandemia: ¡Lávate las manos! y ¡Quédate en Casa! y en las respuestas operativas a los problemas que surgen para tratar de garantizar las medidas que aplanen la curva de contagios.

Tal pareciera que los designados por el Excelentísimo como líderes de la causa encontraron en la humillación y en desmerecer a la población la excusa para justificar su laxitud en cerrar fronteras, colegios, suspender festejos carnestoléndicos y nula elaboración de planes operacionales, para no lograr ni medianamente contener el crecimiento en el número de muertes que ha superado en menos de cuatro meses la cifra de todo un año de accidentes de tránsito,   teniéndose espantosos días con diez o más muertos.

Podemos culparle de jugar el ilógico juego del Sí, no y todo lo contrario

Pese a todo ello, pedimos en los diferentes canales que vertimos nuestras opiniones, reconocer que la aparente incompetencia de la ministra podía obedecer al desconocimiento supremo de las y los espectadores de la interferencia de los aspectos técnico-médicos con las camisas de fuerzas que representan las actuaciones administrativas de las que orgánicamente toca ser responsable, pero que a nivel humano es casí imposible estar en todo y que no debía ser nuestro cordero de sacrificio por la inequidad sistémica y estructural del país que hacía inexequible las directrices de aislamiento físico, por la simple y muy previa razón de no garantizarse en amplios sectores acceso universal al agua potable, salud, empleo con prestaciones económicas suficientes para garantizar poblaciones con ahorro para contingencias ni del nivel previo de nutrición de la población o por el aumento sostenido de las enfermedades metabólicas que agravan el padecimiento Covid 19.

Y tras todo ello nos llegó el momento de pedir la renuncia de la titular de  salud por una infeliz incongruencia: con la misma mano que firma un decreto irrespetado por un Arzobispo volador y Papamovilístico, con la complicidad de un ministerio al que le estuvo en sus conferencias de prensa endiosando antes que reconociendo la ingente labor de su propio personal, mismo decreto que pese a desear cumplir muchos más tampoco podían o por trabajar en alguno de los dieciocho tipos de trabajo esencial o por ser trabajadores autónomos de subsistencia precaria, léase:  si no trabaja un día puede que no coma dos, pues con esa misma mano que firmó dichos decretos que dividían a Panamá como el día de la invasión se dividió (entre los que aplaudieron y los que la condenaron), pues así mismo, nos dividieron entre los que sufrían  y los que se divertían con el #QuedateEnCasa  porque no es lo mismo tener de todo que no tener nada de nada en el encierro. Esa mano, esa misma mano que ha satanizado la protesta social por una #CuarentenaSinHambre, conociendo todos los pormenores, autorizó a sus copartidarios diputados y diputadas, una votación en un restaurante a puertas cerradas, siendo incorrecto porque nunca debió olvidar que el bloque de restauración, por su propio pulso, está cerrado al público, igual que los colegios y varios bloques más por evitar congregar personas para evitar más contagios, por orden competente suya. (retomada tras la desafortunada medida de flexibilización de cuarentena a toque de queda)

Ningún gobierno, por desarticulado, circense, incapaz o corrupto que sea puede permitirse ese tipo de desdoblamientos Jenkill Hyde en sus ministros de Estado. Ningún ciudadano o ciudadana puede aceptar en nombre de nada que lo que en la mañana de una pandemia sea malo cerca del mediodía deje de serlo para los ya de por sí excesivamente privilegiados diputados y diputadas.

Esperamos en lo sucesivo pueda retomar su ejercicio profesional sin ningún acoso, aunque por ser mujer es posible que propios y extraños se ceben de más con ella que con su superior jerárquico por conservar otro ministro mayormente cuestionado. De la misma manera que me entristece su renuncia por lo ausente quisiera dejar asentado que opino que no podemos culparle por todos los muertos ni por quienes quedarán con discapacidades permanentes, por lo expuesto y muchas otras razones más, pero sí por elegir jugar el ilógico juego del sí, no y todo lo contrario.

Ningún gobierno puede permitirse el desdoblamient a lo Jenkill Hyde de sus ministros

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Galia Pérez Ntt Radio (20 noticias)
Visitas:
122
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios