Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Lo que no entienden los estadísticos sobre la «velocidad del dinero»

0
- +
19/07/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa idea de «velocidad de circulación » surgió de la teoría cuantitativa del dinero, que vincula los cambios en la cantidad de dinero con los cambios en el nivel general de precios. Esto se establece en la ecuación de intercambio. Los elementos básicos son el dinero, la velocidad y el gasto total, o PIB. La siguiente es la más simple de una serie de formas en que se ha expresado:

Dinero x Velocidad de Circulación = Gasto Total (o PIB)

Suponiendo que podamos cuantificar tanto el dinero como el gasto total, terminamos con velocidad. Pero esto no nos dice por qué la velocidad puede variar. Todo lo que sabemos es que debe variar para equilibrar la ecuación. Podrías igualmente afirmar que dos cantidades completamente no relacionadas pueden ser puestas en una ecuación matemática, siempre y cuando se incluya una variable cuya única función sea hacer siempre el balance de la ecuación. En otras palabras, la ecuación del intercambio no nos dice nada.

Esto da a los analistas un problema, que no se resuelve con la dependencia moderna de las estadísticas y los modelos informáticos. El dudoso regalo que nos hacen los estadísticos es su llamado progreso en la cuantificación de la economía, hasta el punto de que en la London School of Economics una máquina llamada MONIAC (ordenador analógico de la renta nacional monetaria) utilizó la mecánica de los fluidos para modelar la economía del Reino Unido. Este y otros modelos informáticos más recientes dan credibilidad injustificada a la idea de que la economía puede modelarse, se explican las derivaciones como la velocidad y se extraen conclusiones válidas.

Ludwig von Mises criticó estas nociones en La acción humana cuando escribió:

Los economistas matemáticos se niegan comenzar a partir de la demanda y la oferta de dinero de los distintos individuos. Introducen en cambio la noción espuria de velocidad de circulación según el patrón de la mecánica.

La crítica de Mises se basa en la lógica del filósofo de que la economía es una ciencia social y no física. Por lo tanto, las relaciones matemáticas deben limitarse estrictamente a la contabilidad y no confundirse con la economía o, como él dice, con la acción humana. Desafortunadamente, ahora tenemos el concepto de velocidad tan arraigado en nuestro pensamiento que este punto vital usualmente se nos escapa. De hecho, lo mismo ocurre con el PIB, o el lado derecho de la ecuación de intercambio.

El PIB es sólo una identidad contable: nada más. Clasifica la ginebra con las pelotas de golf al reducirlas a un valor monetario. Los estadísticos seleccionan lo que se incluye para que esté sesgado a favor de los bienes de consumo y en contra de la inversión de capital. Crucialmente, no nos habla de una economía en constante cambio compuesta de éxitos, fracasos y necesidades humanas difíciles de predecir, que en conjunto son el progreso económico. Y como tiene una composición sesgada y no dice nada sobre el progreso, el valor de esta estadística es extremadamente exagerado.

La única certeza aparente en la ecuación del intercambio es la cantidad de dinero, asumiendo que está todo registrado. Nadie parece permitir el dinero no registrado, como la banca en la sombra, pero lo dejaremos pasar. Si el dinero es sólido, como lo era cuando se elaboró la teoría cuantitativa del dinero, se podría suponer que un aumento en su cantidad tendería a elevar los precios. Esto se experimentó tras la importación de oro y plata de España desde el nuevo mundo en el siglo XVI y tras el auge de la minería de oro en California y Sudáfrica. Pero relacionar un aumento en la cantidad de oro con los precios en general es, en el mejor de los casos, un resumen de varios factores que impulsan la relación de precios entre el dinero y los bienes.

Pero con dinero sano y dinero fiduciario, la única manera de entender la relación entre dinero y precios es en un marco humano. La cantidad de una moneda fiduciaria se expande primero sin que el público se dé cuenta, aparte de que los precios de ciertas materias primas suben, o los precios en y cerca de los centros financieros aumentan a medida que los banqueros y los comerciantes aliados tienen más dinero para gastar. A medida que la gente ve que los precios comienzan a subir en general, comienzan a comprar más bienes de los que necesitan sabiendo que los precios están subiendo.

En el actual sistema monetario fiduciario, la gente ha estado haciendo esto durante años, hasta el punto de que la mayoría de la población de la mayoría de los países ha abandonado los ahorros por completo y ahora pide prestado para gastar. Es una situación que puede persistir durante muchos años, moderada por ciclos de expansión crediticia variable, antes de que se produzca una fuga final hacia las mercancías y fuera del dinero. Durante ese colapso final del poder adquisitivo, en palabras de von Mises, «los economistas matemáticos no pueden comprender la relación causal entre el aumento de la cantidad de dinero y lo que ellos llaman velocidad de circulación».1

Según la ecuación del intercambio, las cosas no deberían funcionar así. El orden de los acontecimientos es, en primer lugar, el aumento de la cantidad de dinero y, a continuación, el aumento de los precios, porque la lógica monetarista establece que los precios suben como resultado del dinero extra que se gasta, no como resultado del dinero que aún no se ha gastado (la condición en la que la gente anticipa el aumento de los precios). Con una teoría mecánica no puede haber lugar para la subjetividad.

Por lo tanto, no tiene sentido concluir que la velocidad es una señal vital de algún tipo. El monetarismo es por lo menos un trabajo en progreso hasta que los monetaristas finalmente descubren que la velocidad no es más que un factor para hacer que su ecuación se equilibre. El analista del corredor citado anteriormente habría sido mejor limitar su declaración a los regímenes de dinero fácil de los últimos 20 años, que son responsables de la considerable mala asignación de capital, dejando fuera el tema de la velocidad por completo.

Un pequeño desliz quizás en el camino hacia una conclusión sensata; pero es indicativo de la falsa mecanización del comportamiento humano por parte de los macroeconomistas modernos. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que es imposible conciliar el concepto de velocidad de circulación con un simple hecho de la vida cotidiana: ganamos nuestros salarios una vez y nos deshacemos de ellos. Es una velocidad constante, más o menos, de uno.

Fuente.

1.Ludwig von Mises; La acción humana, Capítulo 17.8 «La anticipación de los cambios esperados en el poder adquisitivo».


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1551 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
15
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.