Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tw1492222834789 escriba una noticia?

El Caso Amazon I

14/04/2017 21:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las ambiciones corporativas de Amazon, la firma más notable del mundo, apenas está comenzando. Amazon tiene el potencial para satisfacer las expectativas de los inversionistas, pero el éxito ocasionará un gran problema

Amazon es una empresa extraordinaria. La ex empresa librera representa más de la mitad de cada dólar gastado en línea en Estados Unidos. Es el proveedor líder mundial de cloud computing. Este año,  Amazon probablemente gastará el doble en televisión que HBO, un canal de cable. Sus productos físicos de marca propia incluyen baterías, almendras, trajes y altavoces vinculados a un asistente virtual activado por voz, que puede controlar, entre otras cosas, lámparas y rociadores.

Sin embargo, los accionistas de Amazon están trabajando bajo la premisa de que se está empezando. Desde comienzos de 2015 el precio de sus acciones ha aumentado un 173%, siete veces más rápido que en los dos años anteriores, y 12 veces más rápido que el índice S & P 500. Con una capitalización de mercado de unos 400.000 millones de dólares, es la quinta empresa más valiosa del mundo. Nunca antes una empresa valía tanto por tanto tiempo, mientras hacía tan poco dinero: el 92% de su valor se debe a los beneficios esperados después de 2020.

Esto se debe a que los inversionistas anticipan tanto un aumento extraordinario en los ingresos, de ventas de $136 billones el año pasado a medio trillón en la próxima década, y un salto en los beneficios. Las esperanzas invertidas en ella implican que será probablemente más rentable que cualquier otra firma en Estados Unidos. El terreno para el escepticismo no viene mucho más fértil que esto: Amazon tendrá que crecer más rápido que casi cualquier gran empresa en la historia moderna para justificar su valoración. ¿Es posible que lo haga?

Es fácil identificar algunos grandes obstáculos, ya que sus rivales no se detendrán. Microsoft tiene ambiciones de cloud computing; Walmart ya tiene ingresos por encima de $500 billones y está reforzándose en línea. Si algo le sucediera a Jeff Bezos, fundador y jefe de Amazon, la brecha sería excepcionalmente difícil de llenar. Pero lo sorprendente de la empresa es la alta probabilidad que tiene de alcanzar metas sin precedentes.

Si la aproximación de Amazon a los marcos de tiempo es inusual, también lo es la amplitud de sus actividades

Esto se debe en gran parte al enfoque inusual de la firma a dos dimensiones de la vida corporativa. El primero de ellos es el tiempo. En una era en la que los ejecutivos rutinariamente se quejan de la presión para producir resultados a corto plazo, Amazon se centra decididamente en el lejano horizonte. Bezos enfatiza la inversión continua para impulsar sus dos principales negocios, el comercio electrónico y Amazon Web Services (AWS), su brazo de computación en la nube.

En el comercio electrónico, cuanto más compradores atrae Amazon, más vendedores y fabricantes quieren vender sus productos en Amazon. Eso le da a Amazon más dinero para nuevos servicios -como envío de dos horas y streaming de video y música- que atraen a más compradores. Del mismo modo, cuantos más clientes utilizan AWS, más Amazon puede invertir en nuevos servicios, que a su vez atraen a más clientes. Un tercer círculo virtuoso está empezando a girar alrededor de Alexa, el asistente de voz de la firma: como desarrolladores de servicios de construcción para Alexa, se convierte en Más útil para los consumidores, dando a los desarrolladores la razón para crear aún más servicios.

Siempre y cuando los accionistas conserven su fe en este modelo, la valoración embriagadora de Amazon se asemeja a una profecía autocumplida. La empresa será capaz de mantener el gasto, y su gasto seguirá haciéndolo más potente. Su fe es sostenida por el registro de Amazon. Ha tenido sus fracasos: su intento de fabricar un teléfono inteligente fue una debacle. Pero el negocio está empezando a sacar dinero en efectivo. El flujo de caja del año pasado, antes de la inversión, fue de 16.000 millones de dólares, más del cuádruple del nivel de hace cinco años.

Si la aproximación de Amazon a los marcos de tiempo es inusual, también lo es la amplitud de sus actividades.


Sobre esta noticia

Autor:
Tw1492222834789 (2 noticias)
Visitas:
1537
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.