Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Economista: Tu libertad es peligrosa porque podrías dar un mal ejemplo

2
- +
23/01/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa semana pasada discutí un nuevo argumento contra el paternalismo en el importante libro de Mario Rizzo y Glen Whitman, Escaping Paternalism . Hoy me gustaría darle una oportunidad a la otra parte.

Robert H. Frank es un economista de la Universidad de Cornell, bien considerado por su trabajo sobre las emociones y usualmente ansioso por enfatizar las fallas del libre mercado. En su recién publicado Under the Influence , ofrece, entre muchas otras cosas, una defensa de los altos impuestos sobre los cigarrillos, y de esto es de lo que voy a hablar hoy. El argumento de Frank, espero demostrarlo, se basa en algunas confusiones fundamentales.

Frank reconoce que los impuestos sobre los cigarrillos, al igual que otros «impuestos sobre el pecado», deben superar una poderosa objeción. ¿No debería la gente poder decidir por sí misma qué bienes desean consumir? Incluso si el fumar aumenta sus posibilidades de contraer cáncer y otras enfermedades, ¿no depende de ti si quieres correr el riesgo? Como dice Frank,

John Stuart Mill, tal vez el más elocuente defensor de la libertad individual en el mundo occidental, escribió de manera memorable en Sobre la libertad, «el único propósito por el cual el poder puede ser ejercido legítimamente sobre cualquier miembro de una comunidad civilizada, en contra de su voluntad, es prevenir el daño a los demás». Su propio bien, ya sea físico o moral, no es suficiente garantía... Sobre sí mismo, sobre su propio cuerpo y mente, el individuo es soberano».

Para evitar las objeciones libertarias basadas en el principio de daño de Mill, los partidarios de la regulación enfatizaron el daño que el humo de segunda mano causa a los no fumadores.

Frank piensa que el problema de fumar de segunda mano no basta por sí mismo para justificar la regulación del tabaquismo: «Ese daño en particular está muy por debajo del umbral necesario para justificar las medidas relativamente extremas que hemos tomado para desanimar a los fumadores». El asunto no cambia si agregamos a esto la afirmación de que los fumadores son una carga para los contribuyentes, quienes deben pagar sus costos de salud a través de Medicaid: «Pero sigue existiendo una considerable controversia acerca de si los fumadores de hecho son una carga para los contribuyentes. Como ha argumentado el economista Kip Viscusi ... los fumadores tienden a morir prematuramente, alrededor de los sesenta y cinco años de edad en promedio, ahorrando así a las agencias federales y estatales una gran cantidad de dinero».

Para Frank, el verdadero daño que los fumadores infligen a los demás es lo que él llama una «externalidad conductual». La decisión de fumar o no depende principalmente de lo que hagan su familia y amigos. Si un número suficiente de personas de tu grupo de compañeros fuman, las posibilidades de que tu fumes también aumentan. Por lo tanto, cuando tu fumas, estás perjudicando a los demás, porque estás aumentando las posibilidades de que tus amigos o familiares también fumen, y fumar es malo para ellos.

Tu podrías objetar que, a pesar de la presión, las personas son libres de decidir por sí mismas si quieren fumar.

En mis conversaciones con otras personas, la presión más consistente que he recibido es... [que] sigue habiendo una profunda diferencia entre los daños causados por el humo de segunda mano y los sufridos por las personas que fuman debido a las influencias de sus compañeros. Los primeros son una base apropiada para la intervención del Estado, argumentan los críticos, porque las víctimas del humo de segunda mano tienen pocos recursos. Por el contrario, las personas tienen agencia sobre si se convierten en fumadores. Es más probable que sean más propensos a fumar si sus compañeros lo hacen, como sugiere toda la evidencia, pero al final sigue siendo su decisión.

Sospecho que a la mayoría de mis lectores no les gustará la respuesta de Frank a esta objeción. Él dice que pensar que una persona puede, en la mayoría de los casos, resistir la presión de los compañeros es la

error fundamental de atribución ... Por lo tanto, es una certeza estadística que si más personas se dedican a fumar, ese hecho por sí solo causará más aumentos en el número total de fumadores, aunque cada fumador adicional estaba libre de haberse abstenido.

Con «libre» se refiere a que los fumadores no son obligados a fumar.

La fuerza de la respuesta de Frank se me escapa. Los lectores atentos de Escaping Paternalism habrán aprendido a ver con escepticismo las afirmaciones estadísticas del tipo que hace Frank, pero supongamos para nuestros propósitos que sus estadísticas son correctas. ¿Cómo se deduce que si tu fumas, has causado un aumento en el número de fumadores?

Frank es consciente de esta objeción, pero no la trata adecuadamente. Él dice,

Pero las correlaciones simples en los datos de la encuesta no responden a la pregunta de mayor interés para los responsables políticos, que es cómo alguien respondería a los cambios en el comportamiento de sus pares... Para estimar las influencias directas de los pares que son de mayor interés para los responsables políticos, entonces, los investigadores deben encontrar formas de controlar dos efectos confusos potencialmente importantes; que los factores causales externos distintos de la influencia directa de los pares a menudo son importantes; y que los pares típicamente se seleccionan entre sí, en lugar de ser asignados al azar a la membresía del grupo.

Para evitar esta objeción, cita un estudio de dos economistas, Mir Ali y Debra Dwyer. Ellos «estimaron que incluso después de controlar las variables de confusión potenciales, la influencia causal directa del comportamiento de los compañeros era sustancial. Para su muestra, un aumento de 10 puntos porcentuales en la proporción de compañeros que fuman elevó la probabilidad de que un determinado adolescente fumara en 3 puntos porcentuales».

En mi opinión, Frank no ha comprendido la naturaleza de la objeción. La trata como si fuera una objeción diferente: ¿cómo sabemos que otras causas, además de la influencia de los compañeros, no explican total o parcialmente el aumento del tabaquismo? Si esa fuera la objeción, su respuesta sería razonable. Ali y Dwyer nos dan razones para pensar que algo «sobra» después de que se hayan considerado otras causas.

Pero esa no es la objeción, que es: ¿por qué deberíamos decir que un aumento en la probabilidad de que algo suceda es una causa de lo que sucede? Supongamos que compro un billete en una lotería y mi billete es seleccionado. La probabilidad de que yo gane la lotería aumentó cuando compré el billete de cero. Pero no causé que mi boleto ganara. El estudio que Frank cita no ha demostrado que la presión de grupo cause nada en absoluto.

Incluso si la presión de grupo causa que la gente fume, ¿cuál es la justificación de la intervención del gobierno para reducir el consumo de tabaco? ¿No son las personas libres de seguir a sus compañeros, o no, incluso si deben ejercer fuerza de voluntad para hacerlo? Frank no lo cree así. Piensa que la gente es irracional y no elige lo que «realmente» quiere. Si la gente actuara racionalmente y estuviera libre de prejuicios, no elegiría participar en el comportamiento arriesgado de fumar. Si, entonces, el gobierno dificulta el fumar, está dando a la gente lo que realmente quiere y no interfiere con su libertad.

Esto es un completo disparate. Lo que tu elegirías bajo condiciones hipotéticas no es lo que tu eliges. ¿Y cómo puede saber Frank que nadie elegiría racionalmente involucrarse en el comportamiento arriesgado de fumar? ¿Y si a los fumadores les gusta fumar, como Frank reconoce que a algunos de ellos les gusta? ¿Por qué son irracionales?

Además, ¿por qué deberíamos pensar que los funcionarios del gobierno son mejores actuando «racionalmente» que aquellos a quienes regulan? Incluso si admitiéramos que fumar merece ser restringido, ¿por qué deberíamos pensar que el Estado puede hacerlo de forma razonable? Frank reconoce fácilmente que los funcionarios del gobierno no son inmunes a los prejuicios cognitivos y, además, que a menudo persiguen objetivos egoístas en lugar de buscar el bien común. Sin embargo, los expertos como Frank de alguna manera se mantienen al margen de la lucha. Están listos para guiar al resto de nosotros hacia lo que «deberíamos» querer.

Para ser sincero, no creo ni una palabra de esto.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1963 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
20
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.