Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lapalomitamecanica escriba una noticia?

Crítica de cine: 'Orígenes'

22/11/2014 08:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un amor no correspondido entre Krzysztof Kieslowski y Mike Cahill

image

Nota: 4

Lo mejor: parte de una premisa atractiva. Lo peor: que no la explota.

Michael Pitt interpreta a un estudiante de biología especializado en el ojo humano y empeñado en demostrar lo erróneo de la tesis creacionista. Conoce a Sofi (Astrid Berges-Frisbey) y eventualmente, gracias al descubrimiento de su ayudante (Britt Marling), establece una relación directa entre el alma de dos personas que comparten la misma secuencia genética ocular. Así, para cualquiera que haya visto el tráiler no es ningún misterio que la tesis que defiende Orígenes es que los ojos son el espejo del alma, literalmente. Sin ahondar demasiado en esta proposición, la historia de Mike Cahill incluso se atreve a insinuar una unión metafísica, algo que ni la ciencia puede demostrar ni brindar en forma de teorías sobre el papel. Y es eso precisamente de lo que se aprovecha su director para repetir la misma fórmula que ya aplicó en Another Earth , su filme anterior.

La decepción que supuso Another Earth (2011) por su desenlace simplista y tramposo vuelve a repetirse en Orígenes a través de un patrón que ya puede decirse que es marca de la casa: Mike Cahill expone una premisa atractiva con la que seduce al espectador pero que no llega nunca a desarrollar ni mucho menos a cerrar de forma apropiada. De esta manera, el director transforma sus proyectos en simples borradores que albergan ideas sugerentes a través de las que teje una telaraña de conexiones superficiales sin el suficiente peso como para soportar la estructura que ha intentado levantar. El director y guionista desperdicia las posibilidades narrativas de sus historias en las que a menudo da la impresión de que lo realmente interesante comienza cuando aparecen los títulos finales de crédito.

image

No deja de resultar sorprendente que un director en principio cercano a la ciencia ficción se rinda a un discurso pseudo-fantástico y probablemente más conservador de lo que pretendía. Echando por tierra toda noción científica, Cahill defiende la existencia del alma en una narración recargada con numerología y filosofía barata por la que vagan sin rumbo las nociones de destino, azar y reencarnación. Toda la estructura del filme se basa en un cúmulo de casualidades, a las que hay que añadirle el sentimentalismo impostado de un romance con la profundidad narrativa de un videoclip aleatorio y multitud de escenas que aportan más bien poco. Tampoco es posible encontrar consuelo en los personajes, atendiendo en concreto a la planicidad de los femeninos. Por un lado, el prototipo de hippie aniñada y caprichosa con aire de misterio encarnado por Sofi. Por otro, Brit Marling terriblemente desaprovechada como científica que no se lleva ningún crédito ? ni protagonismo ? por sus hallazgos y cuyo rol principal en el filme termina siendo la maternidad.

Es conocido el interés de Mike Cahill por la obra del director polaco Krzysztof Kieslowski. Y aunque a veces la línea entre la admiración y el saqueo sea ligeramente borrosa (Tarantino), en este caso son claras las fuentes a las que ha recurrido el estadounidense. Los puntos en común entre la filmografía de Cahill y la de Kieslowski son evidentes, pudiéndose extraer tanto correspondencias narrativas como paralelismos visuales. La conexión arbitraria entre dos desconocidos - capaz de dar explicación a fobias irracionales - que propone Cahill ya la representó Kieslowski en 1991 cuando, ignorando todavía que tiene una doble, una de las protagonistas de La Doble Vida de Verónica proclama: "Siento que no estoy sola en el mundo". La diferencia es que el director polaco exploraba la temática del azar y las casualidades desde una óptica inclinada hacia lo fantástico, mientras que Cahill a menudo intenta revestir sus historias partiendo de una base científica. Y ahí es donde se fracturan sus relatos.

image

La deuda visual de Cahill hacia Kieslowski se obvia por ejemplo en el protagonismo del cristal. Es a través de la ventana de un autobús cuando la Verónica polaca descubre a su doble por primera vez. De igual manera se reencuentra Michael Pitt con Sofi, a través del espejo de una puerta. Otra equivalencia sitúa la cámara de fotos como catalizador, proporcionando la prueba irrefutable de que el otro existe. En Orígenes a Pitt le sirve una fotografía para encontrar a Sofi y posteriormente a su alma gemela; en La doble vida de Verónica el retrato robado supone la confirmación de lo que inconscientemente ya se venía sospechando: una presencia extrañamente familiar que te ha acompañado siempre.

Quizás, por escoger premisas que se le quedan grandes o porque carece de la valentía o los recursos necesarios para desarrollar propiamente sus historias, no es imprudente asumir que Mike Cahill o se encuentra a gusto o no le queda más remedio que jugar con la ambigüedad, para detrimento de sus obras. La película pronto destierra la lógica para mostrar su verdadera cara: la escapista. Revestida con una pátina indie, Orígenes naufraga entre el drama romántico y la fantasía ligera, en la que quizás lo más inteligente que se le ofrece al espectador es el juego de palabras que supone su título en inglés.


Sobre esta noticia

Autor:
Lapalomitamecanica (4440 noticias)
Fuente:
lapalomitamecanica.com
Visitas:
1711
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.