Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

¿El coronavirus justifica el argumento para un gobierno mundial?

29/02/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageA veces suceden cosas terribles sin que haya ninguna mala conducta humana, y el novedoso coronavirus de Wuhan puede ser de hecho una de esas cosas. Es totalmente plausible que el virus haya surgido de «mercados mojados » en la provincia china de Hubei, en lugar de ser un arma biológica torpe (o peor aún, liberada intencionalmente) cocinada por el gobierno de Xi Jinping.

Puede que nunca lo sepamos, por supuesto. Pero las respuestas fáciles o fácilmente aparentes a la pregunta de cómo se podría haber evitado esto deben ser vistas con el escepticismo apropiado a cualquier propaganda estatal. Las crisis de todo tipo, ya sean económicas, políticas, militares o de salud, hacen que los ideólogos se peleen para explicar cómo estos eventos encajan perfectamente en su visión del mundo. De hecho, los partidarios políticos a menudo intentan pintar cualquier crisis como si hubiera ocurrido en primer lugar precisamente porque sus políticas y preferencias no han sido adoptadas.

El coronavirus de Wuhan parece hecho a medida para esto. Los alarmistas que abogan por i) medidas de «salud pública» mucho más sólidas y amplias por parte de los gobiernos nacionales y ii) una mayor coordinación supranacional señalan inevitablemente las enfermedades infecciosas como justificación del aumento del poder del Estado sobre las decisiones médicas personales. Los temibles virus de rápida propagación son el alimento perfecto para el argumento de que la gente no puede ser abandonada a su suerte.

Los brotes transfronterizos de enfermedades se adaptan especialmente bien al deseo burocrático preexistente de poder sobre las poblaciones: hacen que el público esté mucho más dispuesto a aceptar cuarentenas forzadas y detenciones por incumplimiento; inmunizaciones forzadas; compromisos involuntarios con instalaciones estatales; toques de queda; restricciones a las operaciones comerciales y a los viajes; y controles de importación. También permiten a los funcionarios de salud pública dirigir y gestionar los esfuerzos para encontrar «la cura», que luego se atribuyen el mérito cuando el virus finalmente cede.

Este es el tipo de cosas que los políticos autoritarios quieren todo el tiempo. Las crisis simplemente ofrecen una oportunidad para aumentar su poder y también para acostumbrar al público a recibir órdenes y recibir indicaciones de fuentes gubernamentales centralizadas.

Los libertarios anti Estado no son inmunes a este fenómeno de intentar colocar eventos cuadrados en agujeros redondos. Tendemos a explicar las crisis como el resultado de la interferencia del Estado (o del banco central), creada o empeorada por la falta de disciplina del mercado, los incentivos y los derechos de propiedad que faltan debido a la acción del Estado o la regulación estatal. Los libertarios piensan que la Administración de Alimentos y Medicamentos, por ejemplo, mata a más personas de las que salva aprobando medicamentos malos y retrasando las aprobaciones reglamentarias de tratamientos prometedores.

Además, una perspectiva individualista y libertaria de la soberanía corporal plantea un evidente desafío a la salud pública. No se debe obligar a ningún individuo a aceptar la cuarentena o la inmunización contra su voluntad, y de hecho no se debe obligar a ningún individuo a considerar la inmunidad de la manada u otras nociones colectivistas al tomar decisiones médicas. Así como la mayoría de los libertarios no creen que los Doritos y Mountain Dew deban ser prohibidos porque su consumo impone costos de salud «pública» en un sistema estatista/fascista de seguro obligatorio y Medicaid financiado con impuestos, la mayoría no cree que las decisiones individuales de salud deban ser anuladas por los políticos, incluso en una situación de brote «de emergencia».

Entonces, ¿cómo conciliamos la salud pública con los derechos individuales? ¿Debería sacrificarse lo último para proteger lo primero?

Se presentan tres observaciones.

En primer lugar, ni siquiera el Estado nacional chino, sumamente autoritario, ha podido contener el virus, aunque puede acordonar ciudades enteras por decreto dictatorial e imponer un arresto domiciliario masivo en las ciudades de una manera impensable en los países occidentales. La policía estatal china literalmente saca de sus coches a las personas sospechosas de llevar el virus, las esposan a la fuerza en vehículos de materiales peligrosos y las transportan a los hospitales de las prisiones. Los ciudadanos chinos que se pronuncian públicamente contra el manejo de la crisis por parte del gobierno de Xi son arrestados . Entonces, si el gobierno chino no puede contenerlo, incluso con la ley marcial y el control de los medios de comunicación, ¿cómo esperan hacerlo los países occidentales? ¡Imagine tratar de poner en cuarentena, digamos, Dallas y Fort Worth!

En segundo lugar, los países pobres (y China es bastante pobre per cápita en comparación con Occidente, ocupando alrededor del sesenta y cinco por ciento a nivel internacional) casi invariablemente padecen peores condiciones de salud pública. El saneamiento, la nutrición y el acceso a los medicamentos, las instalaciones y los médicos competentes importan mucho cuando se trata de incubar enfermedades infecciosas. Los países más ricos son países más sanos, y Occidente se beneficia cuando las condiciones mejoran y se modernizan en el Tercer Mundo.

En tercer lugar, ya contamos con organismos supranacionales de facto, como la Organización Mundial de la Salud, encargados de prevenir y reducir la propagación de enfermedades como el coronavirus. La OMS existe desde 1948 y no ha evitado una serie de epidemias modernas como el SARS y el Zika; pero, ¿qué nuevo organismo u organización internacional lo hará mejor?

En todo caso, las pandemias exigen la descentralización del tratamiento. Después de todo, el mejor enfoque es aislar a las personas infectadas en lugar de llevarlas a grandes poblaciones de hospitales en centros urbanos abarrotados. ¿Qué médico o enfermera quiere trabajar en un hospital lleno de casos de coronavirus?

Podríamos desear una respuesta utópica y libertaria a las crisis de salud pública como el coronovirus, en la línea del argumento de la externalidad rothbardiana para la contaminación del aire. Pero a veces las cosas malas simplemente suceden. La mejor esperanza son los incentivos de mercado, la rápida aplicación del ingenio humano individual y el interés propio a la situación. La libertad es mejor, no perfecta. Y los gobiernos, incluyendo el gobierno chino, no tienen ni idea, como siempre.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
2316
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.