Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

China utiliza a Rusia para desequilibrar a Japón. (1)

14/01/2022 20:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Son momentos de tensión y todo es hibrido. Rusia es gas y China desea intervenir en Japón y Corea del Sur. Rusia debe tener cuidado

El Faro de Araguaney

La transparencia militar y el respeto por los tratados internacionales debe ser motivo de consenso en los países de Oriente y, ahora desean llegar a las costas latinoamericanas. Desde hace algún tiempo se viene rompiendo acuerdos entre algunos Estados Europeos y del Este Oriental para cruzar el mediterráneo y el pacífico hasta Magallanes. De modo, ahora se quiere involucrar a Venezuela en sus guerras bajo una excusa baladí.

Estas competencias de dialogo solo competen a Joe Biden y Vladimir Putin. Y, que la ciudadanía norteamericana lo sabía muy bien al elegirlo presidente, a sabiendas, que es conocido bajo el remoquete del “guerrero”.

Sabemos que el convenio chino- ruso sobre el gasoducto, solo es de sus competencias y, ahora Europa esta expuesta por los costos de producción y el caso de Ucrania.

Ahora, esos momentos de tensión llega a Sudamérica por la relación que sostiene Venezuela con Irán y Rusia, Siria y los países musulmanes del Este. Es el instante de dar una respuesta constructiva y evitar amenazas de seguridad nacional. En lo particular, Moscú no debe bajar a tierra Santa porque lo que allí sucede y pasará no es de su incumbencia. Chima estará en la Guerra del Armagedón mas no Rusia. Tampoco Corea del Norte aparece en ese combate que dará paso a una dimensión terrestre y celestial.

La situación política mundial es muy deprimente y, se debe llegar a un dialogo sobre los territorios y el respeto a sus soberanías. En cuanto a Venezuela nada es negociable y somos un país soberano con consenso internacional y, todo lo que hay en territorio, (infraestructura) fueron desarrollados por los norteamericanos, jamás los chinos nos han ayudado y los árabes. Ejemplo, tenemos en Planta Centro, las turbinas no han sido complementadas y poco se utiliza energía allí.

China, desea copar todo con la revisión de la Nueva Ruta de la Seda.

Ahora, Occidente siempre ha sido pionera en sus alianzas con Rusia desde hace 20- 30 años. Sobretodo en el servicio de telecomunicaciones y las respuestas como Acuerdos, siempre han sido sólidos.

En nuestro caso. Venezuela no debe involucrarse con lo que suceda en el Mar Negro, esto, constituye una línea roja para nosotros. Nuestra misión es fortalecer el país desde adentro, porque ha sido destruido, desde su línea castrense como sus bienes públicos. La población laboral tiene un sueldo mínimo de siete bolívares.

Mariano Picón Salas predijo: “Europa ya no están optimista como en el tiempo de la Reina Victoria, y de Bismarck, dudó de la superioridad del hombre blanco, del mito imperialista de Houston Chamberlain o de Cecil Rhodes. El mito por el que reventó Hitler y comienza hacer su psicoanálisis existencial.”.

No fue por la crisis en Ucrania que apareció la preocupación, pero es por ella que esa preocupación crece en todo el mundo: ¿podría la Rusia de Vladímir Putin hacer una alianza con China? En caso afirmativo, ¿de qué naturaleza sería una alianza tal, capaz de causar movimientos en la tectónica del poder global?

Europa debe cancelar gas a Moscú acorde con contratos

Ha habido numerosos indicios en ese sentido: en la crisis de Ucrania, Beijing tomó partido por Putin y no solo prometió apoyo financiero al presidente prorruso de Ucrania, Víktor Yanukovich (2010-2014), cuando este visitó China después de haberse interrumpido las negociaciones para un tratado con la Unión Europea, sino que le prometió incluso que, en caso de necesidad, instalaría un escudo de protección nuclear sobre Ucrania. Después, Yanukovich fue derrocado a raíz de las protestas en la plaza Maidán. Durante un tiempo, China no reconoció al gobierno ucraniano de transición; por el contrario, le demandó ante una corte civil internacional una indemnización de 3.000 millones de dólares por la supuesta violación de un contrato de préstamos por granos firmado en 2021. Esto coincidió temporalmente con la negativa de Moscú a vender gas natural a Ucrania a menos que lo pague de manera anticipada. Si bien en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Beijing no bloqueó expresamente las críticas a Putin provenientes de Occidente, durante la votación se abstuvo dos veces para no enemistarse con él. Frente a la delicada pregunta –incluso para China– de si «un Estado puede dividir a otro por medio de una consulta popular escenificada», Beijing ensayó, hasta el cierre de las elecciones presidenciales en Kiev a fines de mayo de 2014, respuestas diplomáticas como que «debían considerarse todas las causalidades de la historia y del presente para llegar a una solución». No puede negarse la sospecha de que, de algún modo, China se resignó al hecho de que Moscú mantenga sus aspiraciones imperiales.

De modo que China esta motivando a Rusia hacia un espacio oscuro.

Hay que buscar una estrategia de curación sobre este estigma, Joe Biden no es el hombre para gobernar los Estados Unidos de Norteamérica. La civilización europea tiene un complejo de culpa.  Y hay una ética expiatoria que nos recuerda la dramaturgia sartriana. Así que aprestémonos a darle lectura al decálogo de Moisés y busquemos una fórmula de curación o sublimación.

.Alentada por las señales provenientes del vecino chino, Rusia no solo envió bombarderos de gran alcance en dirección a Alaska, en una advertencia dirigida a Estados Unidos, el verdadero rival. Se denunció que bombarderos rusos se dirigieron asimismo hacia el archipiélago de Guam, la principal base naval de la Séptima Flota estadounidense, que protege a Japón. Se trata de una zona caliente, ya que Beijing mantiene desde 2012 una disputa con Japón por tres pequeñas islas deshabitadas del Mar de China Oriental. Desde entonces, el gobierno chino amenaza a Japón con tomar represalias, y en ese marco envió destructores misilísticos a las correspondientes zonas marítimas, mientras que cazas chinos interceptaron durante semanas a aviones de combate japoneses. Parecía que todo esto no iba a pasar a mayores, hasta que Moscú acudió en ayuda de Beijing, obviamente a cambio de un objetivo estratégico.

El 21 de mayo de 2014, Rusia y China firmaron un tratado que prevé el suministro continuo de gas natural ruso en enormes cantidades a China por un periodo de 30 años. El valor del contrato es de 400.000 millones de dólares, un dinero que fortalece a Moscú en su conflicto con Occidente y frente a las sanciones de Bruselas. Como recompensa, para la misma época en que se cerró el tratado, la flota rusa del Pacífico realizó maniobras militares durante siete días junto con la Marina china frente a Shanghái, la máxima ciudad industrial del país. En Beijing se dice que esto es una clarísima señal hacia Japón y su regente, EEUU, que no pueden tener dudas sobre a quién está dirigido el desafío.

Ahora se consolida la idea de un tándem de dos potencias: la monetaria (Beijing) y la militar (Moscú). Ambas aspiran, cada una a su manera, a tener derecho a intervenir en caso de un cambio en el orden geopolítico que actualmente está encarnado en EEUU y «Occidente». A la comunidad de intereses se agrega el hecho de que los respectivos «puntos fuertes» de ambas partes parecen ser complementarios. En ese marco, ¿qué podría obstaculizar una alianza?

En primer lugar, los astutos movimientos de ambas partes. Ante señales tan claras de una acción conjunta entre China y Rusia, ambas potencias hacen todo lo posible para no dar la impresión de que aspiran a una alianza al estilo de la Guerra Fría, o tan siquiera a una alianza militar, estilo Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que según Putin es algo anticuado. Resulta digno de mención el hecho de que, si bien China necesita fuerza militar para equilibrar el predominio estadounidense-japonés en el Lejano Oriente, los chinos acompañan aplicadamente a Putin en su estrategia de evitar una alianza.

Los observadores occidentales que ven esto con buenos ojos se dejan impresionar por la retórica y ponen paños fríos al asunto centrando su atención en los BRIC –Brasil, Rusia, la India y China–, que por su parte desafían económicamente el orden mundial dominado por Occidente. En su opinión, el problema para Occidente en crisis no sería una coalición entre Moscú y Beijing, sino una coalición de los países BRIC, un discurso que data del apogeo de la globalización y que sigue vigente.

-*Escrito por Emiro Vera Suárez, Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

Rusia no debe dejarse dormir por China que les agrada los juegos ruidosos. Hace Falta Trump para ponerlos derechitos


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (2067 noticias)
Visitas:
5372
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.